Home / Críticas Estrenos / Land of Mine (Bajo la arena) | El horror no termina en la guerra

Land of Mine (Bajo la arena) | El horror no termina en la guerra

Por Sofía Martínez San Millán Un grupo de jóvenes soldados alemanes, posiblemente ninguno de ellos sea mayor de edad, todos con la piel lisa, sucia y una mirada llena de miedo. Todos tienen un físico propio de la raza aria: ojos claros, tez blanca y pelo rubio o castaño. Es difícil distinguir uno de otro, todos ellos están completamente deshumanizados, como es propio de la guerra. El director danés Martin Zandvliet nos trae la historia de estos jóvenes soldados que en la vida real fueron obligados a retirar miles de minas plantadas en la costa danesa por el ejército nazi…

Resumen de Reseña

Calificación de la Película

Recomendable

Resumen : El producto final es interesante y bastante atractivo, sobre todo si quieres estar sumergido en una historia durante hora y media.

Valoraciónes : Sea el primero!

Por Sofía Martínez San Millán

Un grupo de jóvenes soldados alemanes, posiblemente ninguno de ellos sea mayor de edad, todos con la piel lisa, sucia y una mirada llena de miedo. Todos tienen un físico propio de la raza aria: ojos claros, tez blanca y pelo rubio o castaño. Es difícil distinguir uno de otro, todos ellos están completamente deshumanizados, como es propio de la guerra.

El director danés Martin Zandvliet nos trae la historia de estos jóvenes soldados que en la vida real fueron obligados a retirar miles de minas plantadas en la costa danesa por el ejército nazi tras terminar la II Guerra Mundial. Una parte final de la historia de la guerra que no es muy conocida y que el director acerca al público a su propia manera.

Es innegable que la película cuenta con varios puntos fuertes, lo que más se puede destacar es la capacidad para tener al espectador sumergido durante toda la película, y más si se tiene en cuenta que toda la historia se desarrolla en el mismo sitio: la playa donde desactivan las bombas y la cabaña donde duermen los soldados. Además, es interesante ver la otra cara de la moneda, son pocas las películas que han decidido contar lo qué ocurrió con los alemanes después de la guerra, en este caso usando a menores de edad para mostrar que en la guerra existe la inocencia y el miedo.

Pero todo esto no salva la forma en la que la historia es contada. Estamos ante un testimonio duro, el horror que prosiguió a la guerra y cómo llegó a inocentes. Dentro de esto el director prefiere apostar por el sentimentalismo, por el cariño que despiertan esos jóvenes soldados en el sargento danés encargado de vigilarles. Además, la película peca de predecible, presentando a los personajes de una manera que hace que el espectador pueda imaginar el final de cada uno de ellos. Quizás a muchos está forma de contarlo les parezca correcta, es una forma de jugar con los sentimientos del espectador y dejarle un buen sabor de boca. Pero personalmente considero que una narrativa más cruda nos habría acercado más a ese infierno que se siguió viviendo sin que nadie lo supiera, sin que se le diera importancia.

Esta película fue la apuesta de Dinamarca para los Oscar, que, como ya sabemos, ha cautivado a los miembros de la Academia, habiendo estado nominada en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa (aunque desde mi opinión personal quizás haya otras que lo merezcan más). Está claro que el producto final es interesante y bastante atractivo, sobre todo si quieres estar sumergido en una historia durante hora y media.

ESTRENO EN CINES 10 DE MARZO

Sobre Sofía Martínez

Estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III, Filología Hispánica por la Uned y la Cátedra de Cine de Valladolid.