Home / Críticas Estrenos / La Bella y la Bestia (2017) | Copia desencantada

La Bella y la Bestia (2017) | Copia desencantada

. Por Alberto Cano Es un hecho que Disney ha encontrado una buena mina de oro a través de las readaptaciones en imagen real de sus clásicos animados, habiendo conseguido trabajos excepcionales como el caso de 'Cenicienta' o 'El Libro de la Selva', películas que se mantenían fieles a su original a la vez que aportaban un nueva esencia a la historia, consiguiéndola a través de espectaculares logros técnicos o soberbios trabajos de dirección. Era de esperar que ante el buen trabajo conseguido en anteriores ocasiones, Disney iba a ser capaz de ofrecer algo relativamente notable readaptando 'La Bella y…

Resumen de Reseña

Calificación de la película

Muy Mala

Resumen : Una reproducción casi mimética y artificiosa del clásico Disney, sin apenas magia y sin nada nuevo que ofrecer.

Valoraciónes : 3.22 ( 6 votos)

.

Por Alberto Cano

Es un hecho que Disney ha encontrado una buena mina de oro a través de las readaptaciones en imagen real de sus clásicos animados, habiendo conseguido trabajos excepcionales como el caso de ‘Cenicienta‘ o ‘El Libro de la Selva‘, películas que se mantenían fieles a su original a la vez que aportaban un nueva esencia a la historia, consiguiéndola a través de espectaculares logros técnicos o soberbios trabajos de dirección.

Era de esperar que ante el buen trabajo conseguido en anteriores ocasiones, Disney iba a ser capaz de ofrecer algo relativamente notable readaptando ‘La Bella y la Bestia‘, una de las mayores obras de la compañía del ratón Mickey y un clásico lleno de magia y emoción que conmovió al público en los 90. Sin embargo, como bien se venía anticipando en los avances promocionales, lo que finalmente encontramos en esta nueva versión de ‘La Bella y la Bestia‘ esta lejos de lograr esa misma magia y emoción de antaño, estando finalmente ante un decepcionante producto que basa su desarrollo y ejecución en ser una copia mimética del filme original, dejando cualquier atisbo de emoción para dar paso a la artificiosidad y comercialidad.

Bestia (Dan Stevens) y Bella (Emma Watson) en la biblioteca del castillo en la adaptación live-action de ‘La Bella y la Bestia’

Lamentablemente, no hay absolutamente nada que merezca ser destacado en esta readaptación de ‘La Bella y la Bestia’. La película, dirigida por Bill Condon (Dreamgirls, La Saga Crepúsculo: Amanecer), sigue detalle a detalle la trama y desarrollo del clásico Disney de los 90, utilizando las mismas canciones, calcando los mismos diseños, situaciones,… lo que conlleva a que desde el primer minuto de metraje el filme acabe cayendo en la más absoluta monotonía, aspecto a lo que también contribuye una dirección bastante desastrosa por parte de Condon, donde una sucesión demasiado aleatoria, precipitada y mal planificada de planos termina por lastrar la gran mayoría de escenas, en especial los números musicales.

Es bastante triste ver como escenas como el mítico baile entre Bella y Bestia pasan por pantalla sin pena ni gloria, escenas que en la original de animación lograban emocionar al espectador en gran medida y que en cambio aquí no dejan más que una impresión de indiferencia, estando narradas y rodadas con desgana, de forma precipitada, no dejando siquiera un pequeño hueco para que fluya la emoción hacia el espectador.

Bella (Emma Watson) y Mauricre (Kevin Kline) manteniendo una conversación en la readaptación live-action de ‘La Bella y la Bestia’.

El tratamiento de los personajes o la interpretación de alguno de ellos tampoco salen nada agraciados en esta nueva versión, en especial Bella y la lamentable interpretación de Emma Watson, que es de lejos uno de los grandes defectos de la película. No hay duda que Watson, por diferentes rasgos que se atribuyen a su persona y a personajes que ha interpretado a lo largo de su carrera, era una buena elección para interpretar al personaje, pero seamos sinceros: ella no es buena actriz, y el bochornoso recital suyo al que asistimos en ‘La Bella y la Bestia‘ es un claro ejemplo de ello. Su interpretación es pura sobreactuación, sus gestos y movimientos están extremadamente exagerados, a lo que hay que sumarle el desmesurado retoque a su voz con autotune, turnándose esta hacia un chirriante e irreal tono robótico, lo cual termina por volverse bastante irritante.

Pero el personaje de Bella no es el único que sale mal parado. Podemos encontrar casos incluso más acusados, como puede ser el de Lefou. Como bien sabréis, se anunció que en esta película el personaje de LeFou iba a ser abiertamente homosexual, un hecho realmente muy admirable, pero sin embargo, lo que finalmente vemos en pantalla está lejos de ser admirable. Durante el desarrollo del film, en ningún momento se dice de manera abierta que LeFou sea gay, únicamente se deja entrever mediante una representación exageradamente estereotipada que termina incluso por resultar vergonzosa y por convertir al personaje en algo absolutamente esperpéntico. El único momento en el que se aprecia medianamente y de forma aceptable que el personaje es homosexual dura apenas 2 o 3 segundos, lo que deja claro que las grandes productoras siguen sin querer mojarse y que estamos aun lejos de conseguir una representación abierta y admirable del colectivo LGBT en las grandes producciones de estudio.

Gaston (Luke Evans) y LeFou (Josh Gad) compartiendo una escena en ‘La Bella y la Bestia’ (2017).

La ‘Bella y la Bestiatampoco sobresale en los aspectos técnicos y artísticos. Los diseños artísticos, tanto de escenarios o vestuario, se limitan a imitar también el estilo de la película original, diseños que vistos en una versión de acción real no producen el mismo efecto y admiración que sí producían en su versión animada. Mírese el caso del famoso vestido amarillo de Bella, dando aquí la impresión de estar ante un chillón y bastante feo diseño que parece un disfraz de carnaval; o el diseño arquitectónico del pueblo de Bella, convertido en casuchas de cartón piedra. Lo único que realmente llega a sobresalir son las decoraciones del Castillo de Bestia, bastante llamativas y llenas de detalle, pero nada más que esto.

En cuanto a los efectos digitales, todo termina por resulta bastante artificioso y muy poco logrado, aspecto que se puede apreciar con claridad observando el poco realismo en los movimientos de los personajes digitales, como el caso de Bestia, unos fondos muy poco pulidos, o una animación y efectos algo chocantes, como el caso de los personajes de la señora Potts y Chip. Viendo el gran logro técnico que consiguió Disney el pasado año con la readaptación de ‘El Libro de la Selva‘, es bastante chocante encontrarse con un apartado técnico ciertamente chapucero y sin pulir que absolutamente nada tiene que ver con los asombrosos logros técnicos vistos en la película de Jon Fravreu el pasado año.

Gaston (Luke Evans) intentando cortejar a Bella (Emma Watson) en la nueva versión de ‘La Bella y la Bestia’.

En definitiva, no hay riesgo, no hay magia, no hay absolutamente nada que mínimamente sobresalga en esta nueva ‘La Bella y la Bestia‘, constituyendo una reproducción casi mimética y artificiosa del clásico Disney de 1991, sin apenas magia y sin prácticamente nada nuevo que ofrecer. La única diferencia argumental que encontrará el espectador respecto a la original serán 3 o 4 canciones nuevas y algún que otro detalle sobre el pasado de Bella, canciones nada memorables que una vez terminadas se borran automáticamente de tu mente y situaciones sobre el pasado que ni aportan nada realmente destacable y no hacen más que alargar el metraje hacia algo más de las 2 horas de duración, un metraje bastante elevado teniendo en cuenta que la original apenas llegaba a la hora y media, lo que sumado a la monotonía de su desarrollo argumental, conlleva a que el film acabe derivando también hacia el más puro tedio. No más hay que pura ambición comercial, y el resultado final es el de un produzco bastante mediocre y completamente prescindible.

ESTRENO EN CINES 17 DE MARZO

Sobre Alberto Cano

Administrador y redactor de Luces, Cámara y Blog. Paso la mayor parte de mi vida en una sala de cine o pegado a un televisor disfrutando películas de todo tipo. Directores como Tim Burton, Hayao Miyazaki o Alfred Hitchcock, géneros como el fantástico, de animación o de terror, y estudios como Disney, Ghibli o Pixar, han marcado toda mi vida cinéfila.
  • Amelia Soto

    Que ardido que eres, no entiendo porque hablas tan mal de la película que a mi parecer y al de muchos, te lo puedo asegurar, ha sido una de las mejores adaptaciones de disney. Ame la película, las canciones, todo…