Rogue One: Una Historia de Star Wars | Decepcionante y poco lúcido spin-off

0 1.158

.

Por Alberto Cano

Los primeros avances de ‘Rogue One: Una Historia de Star Wars‘ hacían presagiar una película ligeramente diferente a lo que la saga había venido ofreciendo hasta la fecha. Se podía apreciar un cierto tono bélico,  bastante más serio y pausado, muy acorde al tratamiento del que precisan las películas del realizador tras las cámaras de este spin-off, Gareth Edwards; lo que hacía presentir que Disney y Lucasfilms parecían apostar por proyectos más arriesgados en estos spin-off’s paralelos a la saga principal, lo que nos remite a poder estar ante una cinta verdaderamente interesante y lograda. Sin embargo, el resultado del producto final que nos llega con ‘Rogue One‘ parece distar mucho de esta concepción.

Rogue One: Una Historia de Star Wars‘ acaba siendo nuevamente un blockbuster ahogado en las convenciones y trivialidades de una gran producción de estudio, resultando una cinta en la que ni su trama, personajes ni ejecución terminan por despertar el más mínimo interés, hundiéndose en la más absoluta monotonía de las ruidosas, aunque efectivas, secuencias de acción.

De primeras, nos encontramos ante un argumento que poca o ninguna sorpresa argumental se podría esperar de él, situándonos cronológicamente entre el Episodio III y IV y narrando las hazañas de un grupo de rebeldes intentando robar los planos de la Estrella de la Muerte, sabiendo ya el espectador de antemano hacia donde se dirige la historia en todo momento. Este aspecto podría haber sido aprovechado para mostrar más énfasis al desarrollo de personajes, para profundizar más en el universo de Star Wars y para ofrecer un desarrollo en profundidad del conflicto a la vez que se podrían haber abierto nuevos frentes apostando por nuevas ideas. Pero sin embargo, la realidad con la que se encuentra uno a la hora de visionar la película es la de un filme muy lastrado por un guion poco o nada trabajado, desarrollado en base a situaciones convencionales y monótonas con un tratamiento puramente superficial, conllevando además a vagas y poco efectivas resoluciones que terminan derivando en que al espectador le de exactamente igual todo aquello que acontece en pantalla.

Esta vaguedad en el guion conlleva también a encontrarnos ante unos personajes completamente planos que ni transmiten ni aportan nada, bastante lastrados además por unas interpretaciones muy poco lúcidas e inspiradas. Este aspecto se ve mucho más perjudicado si se realiza comparación ante otros personajes mostrados a lo largo de la franquicia, algo que resulta bastante inevitable de realizar ante lo que el año pasado vimos en ‘El Despertar de la Fuerza‘, una película que, aunque se viera también bastante hundida ante su poco riesgo y poca innovación argumental, conseguía ofrecer un nuevo plantel de personajes llenos de matices que hacían que realmente sintieras verdadero interés por sus tramas, historias y conflictos. Aquí, sin embargo, no hay nada de eso, y nos encontramos, por ejemplo, con una protagonista sin nada nuevo que poder aportar, interpretada además por una sobreactuadísima Felicity Jones.

Si hay algo en lo que verdaderamente resulta efectiva ‘Rogue One’ es en la ejecución de sus secuencias de acción, especialmente en su tramo final, donde asistimos a una de las batallas más logradas técnicamente de toda la saga, aunque por otro lado, a lo largo de la película muchas de ellas terminan de igual forma cayendo en la monotonía y en la desigualdad ante un ritmo de desarrollo nada favorable. Por otro lado, la banda sonora de Giachino se acomoda bastante bien al frenetismo de muchas de estas secuencias, pero nuevamente también se ha apostado en este apartado por mantenerse en la misma linea de reincidencia, encontrándonos ante una partitura sin melodías que no vayan más allá de una sensación de dejavu.

Aunque el film resulte moderadamente entretenido y en ningún momento llegue a aburrir o resultar cargante, el resultado final es verdaderamente decepcionante ante lo que uno espera de ‘Star Wars’, siendo en definitiva una película demasiado plana y superficial que viene a ofrecer exactamtente lo mismo que en otras ocasiones, sin nada nuevo que ofrecer y con una ejecución bastante pobre en la gran mayoría de sus aspectos. Hay secuencias muy logradas, especialmente en su tramo final y en su forma de unirse con lo que acontece en el Episodio IV, pero en su conjunto, estamos ante otra impersonal y reincidente película de estudio con la única disposición de querer sacar otra millonada en taquilla.

ESTRENO EN CINES 15 DE DICIEMBRE

También podría gustarte Más del autor