Passengers | Anodino romance espacial

0 705

.

Por Juan Carlos Aldarias

Toca cerrar el año y el último estreno potente que lo hace es “Passengers”. Desde que se anunció el proyecto era inevitable emocionarse, pues contaba con Jennifer Lawrence y Chris Pratt dos de los actores más queridos del momento.  Y con el director Morten Tyldum que venía de hacer la interesante “The Imitation Game”. Pero cuando se crean este tipo de producciones normalmente se convierten en manzanas envenenadas, donde el producto final no está pulido y todo queda como una montaña rusa que apenas entretiene.

No hay manera de conectar con la historia que cae bastante en la sensiblería. El conflicto principal que se plantea es el de un hombre que se despierta por error 90 años antes de llegar a su destino, en un viaje espacial. Su parte introductoria es lo más interesante del filme, pudiendo ver el sufrimiento de soledad del personaje. Lo que lo lleva a despertar a una mujer para evitar vivir en esa perpetua agonía. La premisa sobre el conflicto que sea crea a la hora de privar a una persona de años de vida por puro egoísmo es lo más comestible de un filme que se deja llevar por el amor. Una relación inevitable, de dos personas que están solas en medio del espacio y conectan. Y no creo que el problema sea la falta de química, pero sigo sin creérmelo. Es una situación demasiado dura para que se resuelva de una forma tan fácil. (De hecho en la película pasan dos años sin apenas darnos cuenta).

Jennifer Lawrence y Chris Pratt en una escena de ‘Passengers’

Teniendo en cuenta que la historia principal es esta conexión, deja al resto del filme sin un conflicto fuerte que pueda interesar al espectador. Sin llegar a resolver los problemas principales (¿Por qué han despertado antes de tiempo? ¿Cómo volver a dormir?, ¿Cómo salir de la nave?, ¿Cómo contactar con alguien?…). Para colmo el trascurso lo suplen, con la inclusión con un personaje creado meramente para que la historia avance y sin apenas peso (llámese Laurence Fishburne). Todo ello acompañado por unos efectos especiales que no impresionan y eso es muy negativo para una peli que está teniendo lugar en el espacio.  Un conjunto elementos defectuosos que hacen que cuando llegamos al tramo final no nos creamos a los personajes ni a la historia. (Dos personajes en una nave gigantesca que son capaces de arreglarla cuando se va a pique, sin tener ellos ni idea de naves, pero no importa mientras quede claro idea de supervivencia). *

Destacar que probablemente estemos ante el peor papel de Jennifer Lawrence hasta la fecha (la culpa no es suya). El personaje está escrito como una mera mujer florero que no aporta mucho (excepto en la escena final y no es nada del otro mundo), algo que no concuerda con la imagen bad ass que tenemos de la actriz. Hoy en día, es intolerable que se menosprecie a las mujeres relegándolas a papeles secundarios. Por otro lado es un acierto tener Martin Sheen como un androide-barman, que junto a su cliente Chris Pratt logran unos de los mejores momentos de la cinta por sus chistes ligeros.  Pratt es aquí el vehículo conductor, que se limita a aprobar raspado como héroe de acción, que no destaca ni tiene la fuerza de personajes que le han dado la fama (Guardianes de la Galaxia, Parks and Recreation). Además la película cuenta con el denunciable cameo final de Andy García. Un trabajo que podría haber hecho cualquier extra y no un actor de su calibre (¿Qué ha hecho para acabar metido en este tipo de producciones?).

Jenniffer Lawrence y Chris Pratt, protagonistas de ‘Passengers’.

Su acto final es horrible. (SPOILERS) No resuelve el problema principal (¿cómo salir de la nave?), intentado solventarlo con una nave que comienza a fallar sin razón aparente y necesita ser reparada (los personajes nos repiten constantemente, que en la nave no puede haber fallos, sin embargo los hay y no sabemos a qué se debe), simplemente ocurre porque los protagonistas necesitan tener algún problema para amenizar la película. Para llegar a un final en el que el amor lo supera todo, decidiendo pasar 88 años solos en el espacio, unidos por el amor y sobreviviendo creando naturaleza a su alrededor como buenos seres humanos.

Quizás venimos de grandes aventuras espaciales a lo Gravity, Interestelar, La llegada… y por eso cuesta tanto digerir Passengers. Porque se queda en un mero viaje romántico espacial, en el que no hay ningún tipo de conflicto lo suficientemente realista o preocupante que le de profundidad. Quedando más cerca de una producción con las dos super estrellas del momento, creada para sacar dinero (muy al estilo The Tourist (2010) con Angelina Jolie y Johnny Depp). Una aventura en la que sientes de todo, menos que sea espacial.

ESTRENO EN CINES 30 DE DICIEMBRE

También podría gustarte Más del autor