Gimme Danger | Rock por bandera

0 1.152

.

Por Jorge Aceña

En su habitual resalte genérico de personalidades y temas que incitan a pensar momentáneamente sobre su peculiar autor, Jim Jarmusch saca a relucir su carácter nostálgico y evoca otra vez – ya lo hizo en Year of the horse, documental sobre Neil Young y el grupo musical Crazy Horse – una época dorada, de conceptuada revolución, con su personal homenaje al grupo musical “The Stooges”.

Basta con la irradiación colérica y exponencial de Jarmusch, y su clarividente ligadura con la experimentación como fuerza resonante y de expresión inquina para ser partícipes, una vez más, de su poder creativo con el documental “Gimme Danger”, pieza que ensalza la figura del rock and roll como  motor elemental e instructivo sobre su propia visión del arte, de la vida, incluso del cine.

Más por su radical idiosincrasia que por su proceso evolutivo desde su nacimiento, existe desde un primer momento una clara convergencia entre el grupo que Jarmusch idolatra y él mismo, pues la finalidad de romper con un modelo estipulado, con el afianzamiento de un estilo innovador y excéntricamente único, hacen que sendos caminos entronquen a la perfección y se cree una mirada equiparable a dos mundos tan diferentes y a la vez tan análogos como son la música y el cine.

thumb_5790_media_image_2560x1620

En esta ocasión, y dadas las características tan favorables para parir algo verdaderamente ensordecedor, contundente e insurrecto, “Gimme Danger” resulta un producto más bien tibio – para lo que podría haber sido –, pues la ferocidad musical de “The Stooges” no llega a bascularse con la formalidad impuesta aquí por Jarmusch. Si en lugar de aparecer el nombre del venerado director como firmante del proyecto, uno podría esperar que el documental haya sido realizado por cualquier otro, pues la extremada admiración hacia el grupo y todo lo que representan, se expone de manera correcta pero desganada, sin transmitir en ningún momento ese estado de profunda idolatría. Las imágenes se desarrollan sin apenas énfasis por lo que cuenta, y dado que el fondo contextual es primordial para entender el apogeo del grupo musical, Jarmusch lo pasa de refilón, sin apenas ahondar en la compleja reconversión cultural que supuso el rock por aquel entonces.

“Gimme Danger” no es el Jarmusch que nos gustaría ver, aunque en él esté implícita la materia con la que el cineasta estadounidense consigue desenvolverse de forma constante. Un documental que no va más allá del mero interés por conocer quiénes son los venerados Iggy Pop y “The Stooges”.

ESTRENO EN CINES 25 DE NOVIEMBRE

 

También podría gustarte Más del autor