Secuestro | Tomadura de pelo

0 538

.

Por Alberto Cano

Películas como ‘Los Ojos de Julia‘ o ‘El Cuerpo‘ son posiblemente dos de los thrillers más sorprendentes que ha conseguido ofrecer el cine español en los últimos años, la razón de ello seguramente venga de sus muy bien hilados guiones, firmados en ambos casos por el guionista y realizador Oriol Paulo. ‘Secuestro’, dirigida por Mar Targarona, vuelve a contar de nuevo con libreto de Paulo, lo que a priori daba la impresión de que posiblemente estaríamos ante otro gran thriller con efectivos y sorprendentes giros de guion. Pero la realidad está muy alejada de esta expectativa.

null
Lucas (Marc Domenech) en una escena de ‘Secuestro’ (2016)

Secuestro‘ termina por resultar finalmente un desastroso thriller en todos los sentidos. Su guion no deja de ser una mala reformulación de todo aquello que ya vimos en ‘El Cuerpo‘, reutilizando los mismos golpes de efecto, los mismos giros de guion, que en esta ocasión terminan por resultar un absoluto disparate debido a una penosa  y poco cuidada realización. No hay tensión, no hay garra en la historia, los acontecimientos transcurren sin pena ni gloria, no se logra construir una efectiva y cautivadora atmósfera como el texto requiere. Esto conlleva a que todo aquello  que debería resultar sorprende e inesperado termine por parecer una absoluta tomadura de pelo.

A un vago texto y a una poco trabajada realización, se le suma además un trabajo actoral muy poco inspirado, ofreciendo interpretaciones demasiado forzadas y sobreactuadas. Blanca Portillo, en su rol de protagonista del film ,termina por ofrecer un completo bochorno y esperpento de actuación, resultando incluso imposible de tomarse en serio todo aquello que está aconteciendo en pantalla, lo cual incrementa esa sensación de estar viendo un continuo engañabobos. Más de lo mismo sobre el resto del reparto, donde ni otras caras destacables como José Coronado o Macarena Gómez llegan a sobresalir lo más mínimo.

Secuestro_Película_2016_3
José Coronado y Blanca Portillo en una escena de ‘Secuestro’ (2016)

Posiblemente, una buena mano en la dirección hubiera conseguido salvar a ‘Secuestro‘ de ser el gran desastre que es, porque a pesar de que su guionista haya optado por hacer una vaga reformulación de su anterior libreto, podría haber logrado ser, al menos, un cautivador y entretenido thriller. Hay algunas buenas ideas dentro de ‘Secuestro’, como esa crítica hacia la corrupción y aprovechamiento de las altas clases en desvirtud de lo más desamparados, moviéndose además por escenarios y localizaciones con las que se pretende ser crítico en este aspecto, pero esto apenas llega a rascar la superficie en una película que no hace más que hundirse y tocar fondo.

ESTRENO EN CINES 19 DE AGOSTO

También podría gustarte Más del autor