Escuadrón Suicida | Insatisfactorios villanos macarrillas

0 725

.

Por Alberto Cano

Warner/DC parece no dar pie con bola. En su intento desesperado de construir un universo cinematográfico equiparable al desarrollado por Disney/Marvel, siguen sin saber dar con una combinación efectiva que resulte atractiva para el gran público. ‘El Hombre de Acero‘ resultó pretenciosa, abrumadora y poco efectiva, mientras que Batman v. Superman: El Amanecer de la Justicia, a pesar de resultar una apuesta entretenida e interesante en sus cuestiones, se hundía ante un guion algo fallido que se proponía desarrollar demasiadas tramas y personajes en un espacio bastante limitado. ‘Escuadrón Suicida‘ (Suicide Squad) parecía que por fin sería el despegue definitivo, una cinta que en su campaña publicitaria parecía dejar claro que nos encontrábamos ante una película rompedora en su tono y estilo, que vendría a ofrecer una explosiva combinación de acción y humor. Pero la realidad con la que se encuentra uno a la hora de visionar esta nueva apuesta de DC en manos del director David Ayer es muy diferente a la que nos vendieron.

SUICIDE SQUAD
Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn (Margot Robbie) en una escena de ‘Escuadrón Suicida’ (Suicide Squad)

Escuadrón Suicida‘ tiene problemas por todos los costados. El primero de todos ellos, su desastroso guion; narrando una historia demasiado convencional que deriva en un rutinario filme de acción donde en casi ningún momento se huye de lo más usual del género, viéndose esto acrecentado a causa de un montaje demasiado abrupto y una dirección muy ineficaz. Todo transcurre de una manera demasiado rápida, no dando tiempo a saborear absolutamente nada, con un constante y cargante uso de canciones en todo momento, dejando la impresión de que estamos viendo un continuo trailer de dos horas con pretensiones de videoclip musical.

David Ayer imprime su estilo personal en ‘Suicide Squad‘, donde al igual que en sus anteriores filmes asistimos a un recital de exceso en testosterona, con ruidosas y macarras escenas de acción dispuestas para satisfacer a los más machitos, aunque esta vez sin en ese toque tan crudo en violencia que ha impregnado todos sus films. David Ayer muestra además un grave problema a la hora de construir el tono, mostrando continuos cambios de registro a lo largo de todo el metraje, queriendo resultar a veces muy rompedor mientras que otras parece conformarse con ofrecer acción convencional a raudales, que sin su característico toque de violencia a causa de una limitada calificación NR-13 pierde toda su efectividad.

Estos problemas pueden deberse a las diferencias creativas que Ayer tuvo con Warner durante la producción de la cinta, y tal vez un nuevo montaje con más violencia, un tono más desfasado, un uso más limitado de la música o un transcurso más pausado puedan solucionar muchos de los problemas aquí presentes, pero de momento, esto es lo que hay. Si Warner repite la misma jugada que con Batman v. Superman y su «Ultimate Edition» tal vez veamos la posibilidad de ver mejorado el filme.

SUICIDE SQUAD
Harley Quinn (Margot Robbie) y el Joker (Jared Leto) en una escena de ‘Escuadrón Suicida’ (Suicide Squad)

Otro grave problema que presenta ‘Escuadrón Suicida‘ es el gran desaprovechamiento de sus personajes. Viola Davis, Margot Robbie y Will Smith sobresalen sobre el resto del reparto en sus interpretaciones, aunque sin embargo sus personajes no se ven agraciados de la misma forma. Harley Quinn podría haber supuesto la mayor atracción del film gracias a ese tono tan extrovertido y rompedor que dispone el personaje, pero a pesar de disponer de grandes momentos su personaje termina por disolverse en el mismo desaprovechamiento que el resto.

El Joker de Jared Leto también tenía todas las papeletas de ser otra de las grandes virtudes, pero lo que finalmente se ve en pantalla es una versión demasiado patética y lamentable de uno de los villanos más icónicos del universo DC. Más que estar viendo al Joker, uno tiene la impresión de estar viendo a un macarrilla cualquiera, además de que termina por resultar un personaje muy metido con calzador, viéndole únicamente en flashbacks para contextualizar al personaje de Harley Quinn o en escenas que se antojan de lo más innecesarias. Aunque la menos agraciada del filme es sin duda Cara Delevingne, volviendo a demostrar sus limitadas dotes como actriz en una interpretación que a ratos roza lo esperpéntico.

Lo que más choca a la hora de enfrentarse al visionado de ‘Escuadrón Suicida’ es el saber que estás ante un producto que podría haber tenido unas posibilidades infinitas en cuanto al desarrollo de sus personajes, estilo, o para dotar de mayor profundidad al universo cinematográfico de DC, pero que sin embargo te encuentras ante una película desastrosa que se hunde a causa de su poco agraciado guion, sus desasprovechadísimos personajes y su montaje abrupto; una película que nuevamente deja en entredicho la capacidad de Warner/DC de plasmar su propio universo en la gran pantalla, no teniendo del todo claro como sentar las bases y cómo mostrar un desarrollo efectivo del mismo.

ESTRENO EN CINES 05 DE AGOSTO

También podría gustarte Más del autor