Café Society | Woody Allen. Los Ángeles. Años 30

0 904

.

Por Julio Gálvez

Cada año una nueva película y, a menudo, la misma pregunta: ¿tendría la filmografía de Woody Allen mayor número de obras maestras si transcurriera más tiempo entre cinta y cinta? El estreno de Café Society, un trabajo correcto, pero lejos de los mejores filmes del autor neoyorquino vuelve a plantear la duda.

Bobby Dorfman (Jesse Eisenberg), sobrino de un importante magnate hollywoodiense (Steve Carell), deja atrás a su familia en Nueva York y viaja a Los Ángeles para intentar prosperar en la industria cinematográfica de los años treinta gracias a los contactos de su tío. Allí, Dorfman quedará enseguida fascinado por Vonnie (Kristen Stewart), la secretaria de su pariente.

El choque entre el deseo y la realidad, la dificultad para tomar decisiones y asumir sus consecuencias, la ambición y el pragmatismo, temas habituales en la trayectoria de Allen, vuelven a estar presentes en esta nueva película. Tampoco faltan las frecuentes relaciones amorosas como recurso para introducir dichas cuestiones y activar el conflicto. Precisamente, la familiaridad con el planteamiento y desarrollo de la propuesta resta enteros al conjunto.

weone_foto_galeria_9006full-miKdmrRjCu8vSpzk
Kristen Stewart y Jesse Eisenberg en una escena de ‘Cafe Society’ (2016) de Woody Allen

Por supuesto, el director ha manifestado unas preocupaciones constantes a lo largo de su carrera y cuando las ha trasladado a la pantalla con audacia, ha ofrecido obras maestras o cintas muy notables. No obstante, si la inspiración es menor, surgen filmes atractivos y fáciles de ver, pero tan inofensivos y previsibles como Café Society. Es una película agradable y relativamente sólida, si bien en ella todo parece visto y oído con anterioridad. Es posible anticipar las actuaciones de los personajes y el desarrollo de la trama sin temor a equivocarse. Como la predicción se cumple al pie de la letra, la magia del cine desaparece. Tampoco ayuda un desenlace bastante atropellado y obvio que evidencia, una vez más, cierta falta de esfuerzo en la revisión del guion. En la trama quedan elementos por pulir. El genio estadounidense ha activado el piloto automático ante su máquina de escribir.

De hecho, el aspecto más destacable de Café Society no es su historia o la dirección de Allen, sino la excelente fotografía a cargo del italiano Vittorio Storaro. A diferencia de Midnight in Paris, donde la reflexión sobre la nostalgia surgía del guion, en este nuevo filme el anhelo por el pasado se materializa en las imágenes. La fotografía de Storaro apuesta por los tonos anaranjados como mecanismo para recrear el ambiente soleado de Los Ángeles con cierto idealismo, pero sin convertir las escenas en postales. Las composiciones, con huellas del cine negro clásico, refuerzan el ritmo cardiaco de la película cuando el guion muestra signos de agotamiento y bordea los peligrosos lugares comunes.

weone_foto_galeria_9007full-nvWjeGTh03BB8B4I
Kristen Stewart y Jesse Eisenberg compartiendo un momento íntimo en ‘Cafe Society’ (2016) de Woody Allen

Tampoco convendría olvidar el notable diseño de vestuario a cargo de Suzy Benzinger ni las eficaces, aunque no demasiado sorprendentes interpretaciones del cuarteto protagonista.

Tras A Roma con amor, Jesse Eisenberg encarna por segunda vez una versión rejuvenecida del judío neoyorquino angustiado al que tantas veces ha dado vida Allen con aplomo y encanto, aunque sin demasiada frescura. Mientras tanto, Kristen Stewart prosigue su revitalizada carrera como musa del cine de autor y propone una actuación delicada y con notables matices que, no obstante, se habría beneficiado de un mayor vigor. Pese a la calidad de sus últimos trabajos, la joven actriz amenaza con ofrecer la misma interpretación en cada nuevo papel. Blake Lively, por su parte, sorprende con un personaje hecho a su medida, mientras que Steve Carell se decanta por una interpretación caricaturesca similar a la realizada en Freeheld. Desde luego, es el punto más débil del reparto.

ESTRENO EN CINES 26 DE AGOSTO

También podría gustarte Más del autor