Un Amor de Verano | Cambio y aceptación

0 542

.

Por Jorge Aceña

En una alta probabilidad de que el reclamo político quede tristemente encorsetado a una trama ficticia o en una supuesta criogenización de que diversos factores morales ejerzan una función claramente directa e impulsiva, la estimación por diluir la amenaza discursiva o panfletaria sobre un modelo ajeno a la captación ideológica se hace irremediablemente satisfactoria e indispensable. Es quizá el dilema manifiesto sobre otros al cual se enfrenta Catherine Corsini y del que sale del paso con una resolución acorde a la medida delicadeza y al ferviente compromiso no poco arriesgado que es “Un amor de verano”.

null

Bajo un contexto social situado a principios de los 70 en Francia, donde el movimiento feminista empezaba a comprenderse como la liberación de un pensamiento con actos de aflicción a las mujeres y la lucha no por operar conforme a la categorización avasalladora de la supremacía por encima del resto sino por establecer un sostén equitativo y justo, Corsini sintetiza la importancia y la consumación de los hechos expuestos en una historia de amor fruto del dictamen casual, aunque también logra inmiscuirse en la confrontación de dos formas de vida como complemento acorde y para nada superfluo. Priorizando la presencia y la compenetración extraordinaria de Cécile de France e Izïa Higelin en cada uno de los compases, existe implícitamente un entroncamiento radical entre el panorama idílico suscitado por los dos dispares espacios donde la amor se agiganta y la degradación ajena al tiempo presente de la historia, remembrado por el posicionamiento tajante de la figuras próximas a las protagonistas. Así, tanto la composición moral como la existencia en la ciudad y el campo juegan un papel ostensiblemente primoroso, en Corsini ejecuta su papel de manera notable.

“Un amor de verano” llega a resultar una película de grata aceptación gracias a una acertada predilección por el romance y su desarrollo, pues no llega a utilizar la construcción del mismo como objeto sensacionalista o claramente manipulador, con el cual apuntillar una opinión de obligada concordancia.

ESTRENO EN CINES 1 DE JULIO

También podría gustarte Más del autor