Más Allá de las Montaña | Vivir

0 566

.

Por Jorge Aceña

Bajo la preponderancia del equilibrio existencial, como si se tratase de un magnificente diagrama construido  en base a la suprema proporcionalidad de vivencias y constantes recurrencias de las mismas, se esconde un ineludible escaparate que exhibe de forma expresamente manifiesta y sin oquedades la desproporcionalidad de una vida incapaz de ser controlada. Porque a pesar de mantener ciertas idealizaciones sobre la composición vital que nos atañe, la construcción de los lazos afectivos o la destrucción de obstáculos y diversas contrariedades que nos asaltan, resulta imposible establecer dicho control sobre el camino de la vida, pues el poder del individuo para nada es equiparable a la facultad de hacer desaparecer el caos y llegar a una radical permutación, obteniendo el ansiado e irrealizable equilibrio preponderante. Tras “Un toque de violencia”,  película en la que el director Jia Zhang-Ke  estructuró la trama en cuatro historias independientes pero a la vez conectadas entre sí por el resquebrajamiento – derivación de engaños, falsedades y corrupción –   del gigante asiático en la etapa contemporánea, el cineasta chino nos ofrece su indudable obra magna, “Más allá de las montañas”, una película sublime, extremadamente conmovedora, sobre la vida y las emociones, pero a la vez un retrato sobre el cambio y la expansión de China.

null

Desprendiéndose mínimamente de la esencialidad del ejercicio disciplinal en relación a la labor cronista pero sin desestimar su importancia, ya que las circunstancias sociales quedan apegadas al porvenir de los personajes, Zhang-Ke establece una trama fragmentaria – dividida en tres actos respecto a diferentes épocas – pero a la vez cohesionada por los hilos de tres individuos protagónicos unidos y enfrentados, libres y atados, cuyos irremediables destinos quedan marcados por el devenir del cambio, de la brutal transformación social, política y económica del sistema en China; sin embargo, lejos de esgrimir un modelo afianzado en la reconversión capitalista o en la acentuación tendenciosa al ajuste contextual del país representado, “Más allá de las montañas” se afianza como una película tridimensional sobre la unión, el amor, las relaciones humanas, reencuentros y desencuentros. Una película libre tanto en la visión de un cineasta brillante como en la utilización de elementos para conjugar esta historia que, sin más cuentas, rezuma libertad.

En referencia a las tres etapas en los que se desarrolla el argumento – la primera en 1999, correspondiente a la unión entre los tres jóvenes; la segunda en 2014, definida por el reencuentro entre la mujer y su hijo, fruto de la relación con uno de los dos amigos; la tercera en 2025, una vuelta al pasado en forma de pensamientos hacia las raíces y en relación al enlace entre dos personas, esta vez entre el hijo y su profesora – Jia Zhang-Ke establece un uso predominante del formato para determinar cada una de las fases así como un predominio constante de la música como elemento crucial para articular globalmente la historia, pues no solo ejerce de motor principal y de puente para interconexionar los tres actos sino de órgano constituyente respecto a la composición existencial de los personajes y del propio contexto, con la canción “Go West” de los Pet Shop Boys a modo de obertura y cierre de la obra o “Zhen Zhong” de Sally Yeh, correspondiéndose con una melodía abogada al trascendentalismo y a la vigorosidad de los lazos irrompibles.

null

Resulta francamente inverosímil plantearse un equilibrio global y llevarlo a cabo a lo largo de toda una existencia, puesto que nadie está dotado con el don especial de la omnipotencia y dicho control existencial lo marca la propia vida y el destino de la misma, no los que la componen; no obstante, el cine de Jia Zhang-Ke parece que aquí ha encontrado el equilibrio perfecto entre la capacidad de narrar el paso del tiempo y la representación visceral de las emociones que pueblan cada acto y nutren espléndidamente el interior de las personas que habitan en la película. Por todo ello, “Más allá de las montañas” es la obra maestra de un director fascinante, absolutamente extraordinario.

ESTRENO EN CINES 20 DE MAYO

 

También podría gustarte Más del autor