Alicia A Través del Espejo | El tiempo lo cura todo

1 3.110

.

Por Alberto Cano

Es un hecho que ‘Alicia en el País de las Maravillas‘ de Tim Burton fue una mala película, y en su día, allá por 2010, me costó mucho terminar de reconocer que aquella película que había esperado con ansia durante varios años había terminado siendo una absoluta decepción. Pero peso a ello, sigo guardando un gran recuerdo de ella, aunque más que del propio filme, guardo el buen recuerdo de muchas situaciones personales que viví en torno a él. Es por tanto que el hecho de poder ver una secuela del mismo me aterraba y emocionaba al mismo tiempo, aterrarme por miedo a ir de nuevo con las expectativas por las nubes y encontrarme ante otra decepción; y emocionarme por tener la posibilidad de encontrarme ante una película que me ofreciera todo aquello que la de Burton no supo darme. Por suerte, la situación que he vivido durante el visionado de ‘Alicia A Través del Espejo‘ ha sido precisamente la de esta último caso.

En esta ocasión no es Burton quien se sitúa tras las cámaras, cuya labor aquí parece quedar reducida a utilizar su nombre de cara a la promoción; sino James Bobin, conocido por dirigir las dos últimas entregas de ‘Los Muppets‘, quien a pesar de mantenerse fiel a la forma de rodar de Burton -quédese esto bien reflejado en su abuso por esos planos medio-corto tan usuales del cine de Burton- parece que ha sabido entender y desarrollar el universo de la Alicia de Lewis Carroll mucho mejor que este, ofreciendo interesantísimas propuestas visuales con las que sabe muy bien como jugar, mostrándose además mucho más eficaz a la hora de desarrollar y tratar personajes. Llama precisamente la atención como todo ese apagado y oscuro País de las Maravillas que Burton creó en la anterior película se ve aquí convertido en un luminoso y apetecible lugar, lo cuál tiene su lógica narrativa al encontrarnos ante un submundo que ya no se encuentra dominado por la tiranía de la Reina Roja ni de su temible Galimatazo (de momento).

Alicia (Mia Wasikowska) y Absolem (voz de Alan Rickman) teniendo una conversación en 'Alicia A Través del Espejo'
Alicia (Mia Wasikowska) y Absolem (voz de Alan Rickman) teniendo una conversación en ‘Alicia A Través del Espejo’

Diría que la mayor baza con la que cuenta ‘Alicia A Través del Espejo‘ es el hecho de partir de una propuesta completamente original, utilizando únicamente la obra de Carroll como mero contexto, partiendo del universo desarrollado por Burton en la anterior película y dotándole de mayor profundidad. Mientras que la anterior película terminaba por ser un barullo insustancial y sin rumbo de elementos de ambas novelas de Alicia (Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y A Través del Espejo y lo que Alicia Encontró Allí), aquí todo parece encontrar perfectamente el rumbo y avanzar con precisión, derivando en una increíble historia que rebosa de gran imaginación en todos y cada uno de sus elementos.

Mencionar que aunque la película lleve el subtítulo de ‘A Través del Espejo’ no tiene prácticamente nada que ver con la historia de la novela de Carroll, únicamente pequeñas referencias que terminan por funcionar muy bien, como ese tablero de ajedrez viviente o la curiosa y divertida aparición de Humpty Dumpty; todo aquí es original y muy creativo. La mayor referencia que se toma aquí respecto a las novelas de Carroll viene precisamente de Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y no de A Través del Espejo, cuando durante la fiesta del té es mencionado que El Sombrerero ofendió al Tiempo y este les condenó a tomar eternamente el té. Y esto es precisamente lo que sirve aquí de referencia para desarrollar la historia que en el filme de James Bobin vemos plasmada: Una historia sobre viajes en el tiempo, sobre la importancia de la familia y, sobre todo, sobre enmendar los errores del pasado.

Sacha Baron Cohen intrepreta a Tiempo en 'Alicia A Través del Espejo'
Sacha Baron Cohen intrepreta a Tiempo en ‘Alicia A Través del Espejo’

A pesar de que en la novela el personaje de Tiempo jamás llegue a aparecer como tal, aquí sí lo vemos plasmado en pantalla, constituyendo uno de los personajes más interesantes y complejos de la cinta, que viene a ser mitad humano y mitad reloj, interpretado magistralmente por un soberbio Sacha Baron Cohen. Destacar también a sus esbirros, los «Segundos», una especie de robots diminutos con una estética steampunk que resultan de lo más adorables y curiosos. Pero aunque a Tiempo nos lo vendan como el gran villano del filme, lo cierto es que ese papel viene a ser de nuevo para Helena Bonham Carter y su Reina Roja, que a pesar de haber sido derrotada y desterrada parece seguir queriendo dar mucho juego. Precisamente, uno de los aspectos más destacables es la profundización y exploración en el pasado del personaje, donde conoceremos el origen de su rivalidad con su hermana, la Reina Blanca (Anne Hathaway) y de su tan llamativo «cabezón».

El guion vuelve a estar firmado de nuevo por Linda Woolverton, quien ya escribió el libreto de la anterior Alicia, lo cual podría haber sido toda una lastra para esta nueva adaptación, pero sin embargo, esto no ha sido así, y nos encontramos ante un texto perfectamente hilado donde todo fluye a la pefección, mostrando una gran profundización en los personajes y en su pasado, como el ya mencionado caso de la Reina Roja y la Reina Blanca. Pero más importancia aún recae en la trama del Sombrerero Loco, sobre el que gira todo el entramado que tiene lugar, del que conoceremos también su pasado, sus preocupaciones y su complicada relación familiar.

También mencionar que Woolverton consigue aquí plasmar de manera eficaz un discurso feminista bastante logrado, al contrario que aquel bochorno que nos intentó colar en el texto de ‘Maléfica’. Vemos a una Alicia muy madura, una gran empresaria que está dispuesta a comerse el mundo dirigiendo la compañía de comercio de su padre, que se rebela en contra de esa posición machista de la época sobre los puestos y funciones denigrados de la mujer en el mundo empresarial, aspecto que también se verá plasmado más adelante en la figura de la madre de Alicia.

Alice (Mia Wasikowska) se encontrará de nuevo con la temida Iracebeth, la Reina Roja
Alicia (Mia Wasikowska) se encontrará de nuevo con Iracebeth, la temible Reina Roja (Helena Bonham Carter)

Por último, mencionar el logrado apartado técnico, su admirable calidad visual y todos los diseños artísticos, resultando, en mi opinión, mucho más superiores que lo mostrado en el filme de Burton. Aquí se nota algo más de trabajo plástico, no todo resulta completamente generado por ordenador como en la anterior película, y eso es algo que se agradece mucho. También comentar que el 3D está mucho más conseguido esta vez. No sé con seguridad si se ha vuelto a optar por una conversión o si se ha rodado íntegramente en formato tridimensional, pero el resultado logrado resulta bastante eficaz y convincente.

Una cita muy destacada de ‘Alicia A Través del Espejo‘, y sobre la que se podría decir que gira toda la propuesta principal del film, es la siguiente: «No se puede cambiar el pasado, solo podemos aprender de él», frase que  podemos llevar al contexto de la producción de la cinta y que puede servir para definirla. ‘Alicia en el País de las Maravillas’ (2010) fue una mala película, es un hecho, no se puede cambiar, pero sin embargo, parece que se ha sabido aprender de los errores del pasado, y aquí, en ‘Alicia A Través del Espejo‘ nos encontramos ante una película mucho más eficaz, una propuesta rebosante de imaginación que supera con creces a la versión dirigida por Tim Burton en 2010. Como bien suele decirse, el tiempo lo cura todo, y ‘Alicia A Través del Espejo‘ es un claro ejemplo de ello.

ESTRENO EN CINES 27 DE MAYO

También podría gustarte Más del autor