Home / Críticas Series / House of Cards (temporada 4): los Underwood frente a los Underwood

House of Cards (temporada 4): los Underwood frente a los Underwood

La tercera temporada de House of Cards dio signos de cierto agotamiento y falta de ideas, en especial, durante el tramo inicial. Frank Underwood (Kevin Spacey) ya había alcanzado la presidencia de los Estados Unidos y los guionistas se vieron obligados a modificar la dinámica de la serie, lo que dio como resultado una versión rutinaria y más cruda de El ala oeste de la Casa Blanca. Solo en los últimos capítulos regresó la audacia característica de la producción y su desenlace, con la ruptura de la empresa perfecta que conformaban los Underwood, provocó en los espectadores la necesidad inmediata de conocer el futuro de la pareja. La primera entrega de la cuarta temporada, que se ha estrenado el 4 de marzo en Netflix y un día después en Movistar, no frustra esas expectativas y promete mantener las virtudes de la ficción creada por Beau Willimon.

En plena campaña electoral, Claire (Robin Wright) abandonaba la Casa Blanca y decidía seguir su propio camino. El nuevo episodio retoma la acción durante esa misma noche, mientras el presidente Underwood viaja a New Hampshire para asistir a las primarias y trata de contactar con su todavía esposa. Pero ella está dispuesta a perseguir sus propias aspiraciones políticas sin rendir cuentas con Frank.

La gran virtud de este primer episodio es la presentación de nuevas tramas atractivas y prometedoras que sugieren una gran cantidad de posibilidades para profundizar aún más en los personajes y el sistema político estadounidense. House of Cards respira de nuevo con fuerza.

A decir verdad, de todas las líneas argumentales, la que a primera vista resulta menos interesante por familiar es la del presidente Underwood. Seguro que el hombre más poderoso del mundo sorprende con nuevos planes maquiavélicos, pero en esta primera hora da la sensación de que la serie va a girar en torno a quienes lo rodean, sobre todo, en torno a Claire.

House Cards

De hecho, la primera dama (de cara al público todavía lo es) es la auténtica protagonista de este primer capítulo. Tan despechada como Hillary Clinton y quizá más ambiciosa que la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, el personaje de Robin Wright pretende conseguir el escaño por el distrito 30 de Texas en la Cámara de Representantes. Anuladas sus aspiraciones en la anterior temporada, no está dispuesta a que nadie ponga en duda su capacidad para la política de alto nivel. El Congreso parece solo un primer paso en su trayectoria. El Gobierno de Texas ya entra en sus planes y quién sabe si más adelante concurrirá a las primarias presidenciales. Está por ver si Claire es tan eficaz en el juego perverso que domina su marido, pero con el nuevo planteamiento House of Cards retoma la dinámica de ascenso al poder que tan buenos resultados artísticos proporcionó a las dos primeras entregas.

La cuarta temporada también recupera personajes conocidos ausentes en la anterior entrega. Lucas Goodwin (Sebastian Arcelus), el novio de la fallecida Zoe Barnes, vuelve a cobrar protagonismo y deja abierta la cuestión de si continuará con sus intentos de desenmascarar a Frank o escogerá una vida tranquila y sin periodismo. La serie tampoco olvida a Heather Dunbar (Elizabeth Marvel), Seth Grayson (Derek Cecil), Douglas Stamper (Michael Kelly) y sus respectivas ambiciones. Junto con Kevin Spacey y Robin Wright, vuelven a ofrecer trabajos brillantes.

Durante esta primera hora, en la que Jackie Sharp (Molly Parker) no está presente, ya aparecen las nuevas incorporaciones. Joel Kinnaman como el candidato republicano a la presidencia y Neve Campbell como una consultora política tienen unos personajes bastante planos en el episodio. Todo lo contrario que Ellen Burstyn como la madre de Claire, una dama millonaria de Texas encerrada en su mansión que mantiene una relación distante con su hija y odia a Frank. Desde luego, es un recurso acertado para profundizar en la personalidad de Claire y conocer de dónde proviene su ambición. En esta temporada, Claire es la protagonista de House of Cards.

Sobre Julio Gálvez

Periodista por la Universidad Carlos III de Madrid. Cinéfilo. Colaborador en Luces, cámara y ¡blog!