Home / Críticas Series / Better Call Saul (2º Temporada) | El futuro en blanco y negro

Better Call Saul (2º Temporada) | El futuro en blanco y negro

La cadena americana de televisión por cable AMC no tuvo dudas: Better Call Saul iba a triunfar. Como un libro abierto y con letra bien gruesa, sus directivos hicieron evidente tal convicción cuando anunciaron la prolongación de la serie sin haber siquiera iniciado la grabación de la primera temporada. El 15 de febrero de este año, 2016, Better Call Saul volvió a la pequeña pantalla con su segunda temporada, cuyos capítulos se emitirán en Netflix y Movistar Series justo un día después de su estreno en AMC.

En la primera temporada, Jimmy McGill, el personaje de Bob Odenkirk, lograba un ascenso meteórico en su carrera de abogado. Aquello a lo que había dedicado la mayoría de sus esfuerzos por fin había dado resultados. Aun así, Chuck, su hermano mayor y letrado de gran prestigio, no reaccionó tal y como Jimmy esperaba, o cómo querría esperar. En los últimos capítulos se observó que algo estaba mutando en el interior del protagonista. Sus metas empezaron a difuminarse sin tener una visión clara a la que asirse. El preámbulo para los diez episodios de la segunda temporada estaba listo. La evolución de Jimmy McGill a Saul Goodman continuaría su paso.

F3115483

Better Call Saul es un spin-off de Breaking Bad. Hay personajes repetidos y guiños que rememoran la serie protagonizada por Bryan Cranston. De hecho, se ha comentado la posibilidad de que Jesse Pinkman aparezca en esta segunda temporada, debido a unas declaraciones en la web Reddit de Aaron Paul, actor que da vida al personaje. Aun así, el spin-off crea una entidad nueva y diferente. Entidad que sale, en gran medida, de la cabeza de Peter Gould y Vince Gilligan. No sin motivo Peter Gould, el creador del personaje de Saul Goodman, es el director creativo del spin-off, participando asimismo en tareas de dirección, mientras que Vince Gilligan se centra en la realización y el guión.

Jimmy no encuentra su lugar. En el pasado fue feliz realizando timos de poca monta; se le daba bien. Las circunstancias legales hicieron imposible que continuase. Tuvo que cambiar de vida. Paradójicamente termina seducido por el derecho. El hijo pródigo que vuelve a los cauces de la ley cuando ya no tiene más remedio. Pero ¿lo hará? La pregunta queda en el aire. Un duelo interno al estilo de Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Sobre Manuel Lorenzo

Redactor de Luces, cámara y blog. Interesado tanto en las artes como en las ciencias. Creo que una formación amplia y variada es lo mejor Aun así, siento predilección por el cine, uno de mis entretenimientos preferidos. Algunos directores que me llamen la atención: Christopher Nolan, François Ozon o Martin Scorsese.