Novatos | La montaña del grano de arena

0 525

.

Por Jorge Aceña

Moviéndonos por el terreno de la ficción, por momentos cuesta despegarse de todo manifiesto explicativo que rige la llamada realidad actual, pues el peligro que rezuma al desplazar lo políticamente correcto y adentrarse en una correlación meramente esotérica es condescendientemente inevitable y latente en todo momento. En muchas ocasiones pasa que al tratarse de una invención, ya sea para un guión cinematográfico o una novela, relato o ensayo, el sentimiento retraído por las normas sociológicas sale a la luz, llegándose a plantear y plasmar con cierta naturalidad derivadas acciones de evidente inverosimilitud o que simplemente son muy difíciles de llevarse a cabo en el mundo en el que vivimos.

sA_fl0MW4rVTIFWzqQkf5eu4sPvhJgq17PWeo9v3SvQ

El problema viene cuando, además de malinterpretar la intención fortuita de crear situaciones poco comunes debido a un poblado descontrol provocado por el absoluto exceso, se quiere dar una importancia primordial a un tema que en realidad no la tiene. Bien se podría llamar deformación de la realidad o simplemente concatenar la definición con el famoso dicho de “hacer una montaña de un grano de arena”, pero esto lleva a pensar en algo mucho más grave, y es en la manipulación imperecedera al dar una visión indivisible a algo que no es del todo cierto.

Pablo Aragües utiliza la realidad de las novatadas (en base a una supuesta experiencia de connotación autobiográfica) para manejarla a su antojo y transformarla en un conflicto que parece casi universal visto por sus ojos. Esta deformación hace que veamos esta clase de fechorías como más bien alteraciones de predilección cuartelarias, más propias de un conflicto bélico que de simples bromas carentes de tanta trascendencia. “Novatos” se corresponde a un resultado catastrófico, absurdo, incomprensible, casi dantesco. Nada es creíble y es todo tan estridente y desmesurado que nos resulta inevitable evitar la risa ante tal aparatoso retrato del supuesto terror escolar.

mk8LZztISChNlVfxTQWMNLyLinNECxwsovxnPaJGyDo

No quiero decir que parte de lo que cuente sea mentira, pues se parte de una objetividad que sabemos que está ahí, pero el gran error de la película y de su director es la manera en la que agranda el problema, siendo tanto el nivel de histrionismo que al hacernos creer que lo que vemos en pantalla es lo que verdaderamente ocurre en algunas universidades, sabemos que todo forma parte de una impostura, ya que somos conscientes (o yo por lo menos) que a tal grado de ensañamiento es verdaderamente impropio en esta clase de bromas de mal gusto.

ESTRENO EN CINES 6 DE NOVIEMBRE

También podría gustarte Más del autor