Venecia 2015 (IV): ‘Anomalisa’ y ‘Rabin, The Last Day’ caminan hacia el León de Oro

0 709

Superado el ecuador del festival de Venecia, las películas aplaudidas aumentan cada día. En las últimas jornadas la prensa especializada ha elogiado especialmente los últimos trabajos de Amos Gitai (Rabin, The Last Day) y Charlie Kaufman (Anomalisa). Tampoco ha decepcionado Marco Bellocchio con Sangue de mio sangue.

En 1995, tras una manifestación celebrada en el centro de Tel Aviv, el extremista Yigal Armir asesinaba de tres disparos al primer ministro israelí Isaac Rabin, el líder que más había trabajado para solucionar el conflicto palestino, incluida la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 con Yaser Arafat. Rabin, The Last Day combina imágenes reales con la recreación del día del asesinato y trata de profundizar en las razones del magnicidio, sin eludir la posibilidad de la conspiración. La cinta ha sido muy aplaudida y se ha reconocido la valentía de Gitai para hablar con claridad de uno de los episodios más oscuros en la historia del Estado de Israel. Su presencia en el palmarés parece probable.

Brujas y conferenciantes

También ha entusiasmado a la crítica la última propuesta de Charlie Kaufman que, junto con Duke Johnson, ha dirigido la adaptación al cine de la obra teatral Anomalisa. Mediante la técnica del stop-motion, la cinta narra la historia de un conferenciante experto en atención al cliente que llega a un hotel. Cansado del mundo que le rodea, se enamorará de una mujer. La película recibió una gran ovación tras el pase de prensa y, para muchos periodistas, es el mejor trabajo de esta Mostra junto a Francofonia.

Algo menos calurosa, pero positiva, ha sido la recepción de Sangue de mio sangue, del italiano Marco Bellocchio. El cineasta combina dos historias que se desarrollan en distintos tiempos en un mismo escenario, el monasterio de Santa Clara, en Bobbio. El primer relato gira en torno a una bruja durante los tiempos de la Inquisición, mientras que el segundo se centra en un inspector que investiga la presencia de un fantasma en el edificio. Si bien se considera una propuesta desconcertante llena de símbolos, metáforas y posibilidades de lecturas alternativas, el trabajo de Bellocchio ha satisfecho en la Mostra por su originalidad, ambigüedad y riqueza.

Sangue-del-mio-sangue-4

Más indiferencia ha generado la turca Abluka, de Emin Alper, sobre el reencuentro de dos hermanos después de que uno de ellos pasará dos décadas en prisión. Ambos sospecharán del otro cuando en su barrio se produzcan incidentes que darán lugar a la represión policial. Aunque consigue transmitir una sensación desasosegante, la prensa considera que falta rigor narrativo. Las interpretaciones principales han sido muy aplaudidas.

Abucheos y no aplausos ha recibido, sin embargo, Endless River, primera producción sudafricana que llega al concurso de Venecia. Dirigida por Oliver Hermanus, es la historia de la relación entre un hombre cuya familia ha sido asesinada y la mujer de uno de los principales sospechosos. Se han criticado, sobre todo, las actuaciones de Nicolas Duvauchelle y Crystal Donna-Roberts. 

El perro artista

Por su parte, la americana Laurie Anderson ha presentado Heart of a Dog, centrada en la vida de su perro Lolabelle, capaz de pintar y tocar el piano. Tras su paso por Telluride, la película ha gustado en la Mostra, donde se ha destacado su belleza y sus reflexiones sobre la vida y la muerte, estimulantes y conmovedoras de acuerdo con la prensa especializada. Ha sido calificada de «buen cine experimental».

Finalmente, también apunta al palmarés 11 Minutes, del polaco Jerzy Skolimowski. Se trata de un thriller de historias cruzadas y diferentes perspectivas, lleno de ritmo y marcado por los movimientos de cámara, que ha sido aplaudido al concluir el pase de prensa. No obstante, también hay quien considera la película carente de vida e interés. 

También podría gustarte Más del autor