Atrapa la Bandera | Edulcorada aventura espacial

0 509

.

Por Jorge Aceña

Sin entrar en el debate de la propensión a dividir y encasillar toda la variedad de géneros, con el tiempo se ha dado a entender que la animación se corresponde cínica e instintivamente con el mundo infantil. Momentáneamente se puede romper el injusto encasillamiento, pues este lúcido y especial universo que tanto nos evoca a la infancia, al círculo familiar y a la cara más preciosista de la vida está pensado no solo para los más pequeños, sino para todo un público que ve, tras su atractivo escaparate, un medio ilusitorio y evasivo ante la rutinaria y aburrida realidad en la que estamos inmersos. Tanto es así que muchos de los directores de esta rama encuentran, ante múltiples trazos y diversos tipos de colores, la manera más artística de representar temas tan escabrosos y escalofirantes como los que desgraciadamente nos ofrece la vida misma.

Una prueba de la introspección a la tendencia de infantilizar hasta el exceso la animación es, en el buen sentido de la palabra, la última película de Enrique Gato: Atrapa la Bandera. Al igual que ocurrió con su anterior proyecto, la premiada «Las Aventuras de Tadeo Jones», los trabajos de Gato se basan en una simplista reducción caricaturizada de un cine aparentemente simbólico, y prueba a yuxtaponer el entretenimiento y la calidad visual con el fin de alcanzar un sobrecargado divertimiento para deleite de los más pequeños. Por todo esto, sus película se nutren del esfuerzo que conlleva el intentar alcanzar la sobriedad y brillantez de los grandes estudios de Hollywood, pero inevitablemente patinan ya que el resultado no es ni la mitad de sorprendente, emocionante y gratificante de lo que se propone en un principio.

Atrapa-la-bandera-critica

Un villano, millonario y poderoso, llamado Richard Cornan, quiere hacerse con la luna y apropiarse del Helio 3, una fuente de energía indispensable para el futuro. Mike Gulduing, un niño que proviene de una familia de astronautas, parece que es el elegido para salvar a la humanidad. Junto con la ayuda de sus amigos Amy, Marts y el largado de este, Mike está decidido a viajar a la luna para impedir que Cornan se salga con la suya. Pero no todo irá según lo previsto…

La edulcorada aventura espacial que nos propone Enrique Gato no deja de ser un resumen de todo lo expuesto anteriormente, explicación conjunta que acarrea toda disparidad de opiniones. Las cartas que inestimablemente juegan a favor de «Atrapa la Bandera» son, en su mayor parte, causa de su apacible pretensión a la hora de partir de la base. La idea está clara, un producto para niños, entretenido y ligero, que divierta y haga disfrutar, Error. Es el dichoso encasillamiento el germen de todo fallo en el momento de la preproducción/planificación. A raíz de la desacertada elección, la película tropieza incluso en la ejecución, llegando a parecer demasiado repetitiva, estirada y mediocre. El resto es la definición del sello del director, un intento de llegar a sorprender en todas sus facetas pero que desgraciadamente no llega a alcanzar sus objetivos, y ante tales intentos (hasta ahora malogrados) aparece un problema aún mayor, la pérdida de toda identidad.

ESTRENO EN CINES 28 DE AGOSTO

También podría gustarte Más del autor