Ahora o Nunca | Landismo de nueva generación

0 773

.

Por Julio Gálvez

Entre 1969 y 1978 el cine español quedó marcado por el fenómeno del landismo. Comedias de enredo con pequeñas dosis de erotismo protagonizadas por José Luis López Vázquez, José Sacristán y, sobre todo, Alfredo Landa cautivaron a un público inquieto, soñador y ansioso por recuperar las libertades negadas durante cuarenta años. No desearás al vecino del quinto, Los pecados de una chica casi decente o Las obsesiones de Armando, con sus españolitos medios y su humor de brocha gorda, atrajeron a las salas a miles de personas que no se dejaron amedrentar por los cuestionables méritos cinematográficos de las obras.

Ahora, el cómico y actor Dani Rovira parece destinado a retomar la senda del landismo y convertir su persona en género cinematográfico mediante comedias de enredo sin la carga erótica del pasado y con una leve renovación de los tópicos. Quizá sea pronto para dictar sentencia y certificar la relevancia futura de un intérprete con dos títulos en su haber. Lo evidente es que si Ocho apellidos vascos constituía un entretenimiento decente, Ahora o nunca, su nueva incursión en el séptimo arte, supone una vuelta al humor más rancio y menos divertido de ese fenómeno cinematográfico hoy desfasado.

AoN_0068_MG_8684.jpg_cmyk

Tras años de noviazgo, Álex (Dani Rovira) y Eva (María Valverde) están dispuestos a darse el sí quiero en Inglaterra, donde se conocieron. Mientras ella prepara la boda junto con amigas y familiares a las que dan vida Clara Lago, Alicia Rubio y Gracia Olayo como una temible suegra, él intenta llegar a tiempo al enlace pese a una inoportuna huelga de controladores aéreos.

El argumento, similar al de otros tantos filmes románticos anglosajones e incluso españoles, está vertebrado a partir de dos anécdotas insustanciales alargadas hasta la saciedad que no se prolongarían más de cinco minutos en cualquier otro título con una mínima calidad. Mientras Eva se atormenta por las imprevisibles consecuencias de una noche de fiesta, Álex vive un periplo por Europa para llegar a las islas británicas.

Una serie de situaciones previsibles y repetitivas, jalonadas de tópicos sobre españoles, holandeses e ingleses, se suceden en ambos escenarios sin ninguna gracia. De hecho, el humor zafio, basto y, en ocasiones, incluso de mal gusto se convierte en protagonista de un guion simple y sin inspiración. Cuando los mejores números de la función son Dani Rovira bailando como un pollo, paralizado por una descarga eléctrica, drogado o disfrazado de Franco, la comedia se convierte en drama. Tampoco ayuda que los personajes griten gran parte de sus poco elaborados diálogos y que, cuando no lo hacen, se inserten canciones a gran volumen que no cumplen función alguna más allá de provocar dolor de cabeza al espectador. Durante los escasos noventa minutos de duración también se asiste a un exagerado número de puñetazos y de personas tiradas por el suelo. Quien encuentre la gracia que tire la primera piedra.

AoN_0557_MG_7751.jpg_cmyk

Con semejantes precedentes, resulta difícil ofrecer grandes actuaciones, si bien los intérpretes no parecen especialmente entregados a la causa. Melody aparte, el punto más débil del conjunto es un inconsistente Dani Rovira, cuyo personaje se presenta como un individuo obsesionado con el orden y la planificación. Sin embargo, el malagueño pronto se olvida de la identidad de su personaje y realiza una composición similar a la de Ocho apellidos vascos, aunque sin acento vasco ni andaluz. Álex termina convertido en un individuo bastante irresponsable y gamberro al cual persigue la mala suerte y que de vez en cuando, como si de ataques epilépticos se tratara, proclama que no tiene un plan para hacer frente a sus infortunios. Algo más coherente resulta el personaje y la interpretación de María Valverde, si bien los más destacables son unos correctos Joaquín Núñez, Jordi Sánchez y Gracia Olayo. De todas formas, tampoco ellos superan la caricatura dibujada en el guion.

En fin, pocos son los aspectos que se pueden salvar en esta desafortunada propuesta. En una escena, Álex lamenta su mala suerte y asegura que su viaje se parece bastante a un residuo sólido. Quizá se trate de un comentario metalingüístico.

ESTRENO 19 DE JUNIO DE 2015

 

También podría gustarte Más del autor