Mandarinas | El odio, un lastre; la guerra, irracional

0 515

.

Por Jorge Aceña

Curiosamente, son las películas de tendencia antibélica –aquellas que pretenden entablar y constituir un concienzudo alegato sobre lo absurdo del conflicto– las que mejor reflejan la irracionalidad de la guerra, la disparatada crueldad impuesta por los bandos que se saldan con innumerables vidas y las irremediables consecuencias (tanto físicas como psicológicas) que éstas provocan. Generalmente, la composición del género antibelicista se basa en la conjunción del fatídico acontecimiento –unos hechos que en ocasiones no tienen por qué ser mostrados– y del damnificador peso del suceso en la sociedad del momento. La devastación como fruto de la fatalidad de la guerra recae en una atmósfera y personajes profundamente marcados por el horror y la pérdida, condenados a arrastrar –como símbolo de martirio– una pesada losa durante el resto de su existencia. En “El cazador” de Michael Cimino, riguroso ejemplo de brillantez en su alegato, nos exhibe de manera pasmosa cómo la amistad, los sueños, las devociones y la vitalidad de tres amigos se ven truncados por la sinrazón de la guerra.

Tangerines_940_021-1024x463

“Mandarinas”, bien podría colocarse como una de las grandes películas del género en los últimos años. Posiblemente, la nominación al Óscar ha sido una de las razones por la que hemos tenido el privilegio de descubrir esta cinta destinada a pasar inadvertida. La sorpresa al ver una película de nacionalidad estonia colarse entre las 5 mejores cintas de habla no inglesa fue descomunal, sobre todo por la exclusión de títulos de mayor reconocimiento como la ganadora de Cannes “Winter Sleep”; No obstante, tras ver “Mandarinas” hemos podido corroborar que su nominación no era del todo extraña y que se trata de una extraordinaria y reflexiva historia sobre la condición del ser humano. Sin duda, la película es un profundo y conmovedor retrato, compacto y preciso, de cómo el odio y la desconfianza es segregado vilmente por el conflicto bélico, juzgando a las personas por querencias ideológicas y no por como son en realidad. El director georgiano Zaza Urushadze, cuya filmografía nos es desconocida, ha sabido contar con gran firmeza y tensión narrativa las desavenencias de dos soldados enemistados como consecuencia del enfrentamiento entre georgianos y abjasios por la búsqueda de la independencia.

En Georgia, pese al conflicto por la independencia en la provincia de Abjasia, un estonio llamado Ivo decide quedarse en su casa y, con su amigo Margus, participar en la recolección de mandarinas. Una mañana, Ivo se encuentra heridos a dos combatientes de bandos contrarios y decide acogerlos en su casa hasta que se recuperen por completo. No tardarán en surgir problemas derivados de las disputas ideológicas y morales de cada uno de ellos.

manda

“La guerra tiene la culpa. Es ella quien se cobra la vida tanto de unos como de otros”, decía la adorable anciana Kane ante la mirada de sus nietos en “Rapsodia en agosto” de Akira Kurosawa. Si la guerra es siempre una derrota de la humanidad, el desvanecimiento de ese odio ilógico que da paso al asentamiento racional y a la comprensión es, ante todo, el triunfo del ser humano. Es exactamente lo que pretende Urushadze en “Mandarinas”, y para lograrlo, se sirve de un gran trabajo de dirección en el manejo del tempo, de la relevancia discursiva y en la transmisión de emociones, latentes en todo momento. Además, la película es notablemente satisfactoria en todas sus facetas. El trabajo interpretativo es sensacional, la cualidad musical encaja en todo momento al adquirir una gran importancia –posiblemente a la altura de las composiciones de Eleni Karaindrou en las películas de Theodoros Angelopoulos– y la fotografía con tintes nebulosos y grisáceos conforma un paisaje muy bien reflejado, transmitiendo el frío que cala hasta los huesos. ¿Qué importan los ideales de cada uno? Importan las personas. El mensaje que nos deja “Mandarinas” requiere ser captado por todos y cada uno de los espectadores, sean cinéfilos o no. Necesaria.

ESTRENO: 30 DE ABRIL

También podría gustarte Más del autor