El Último Lobo | Hombre-lobo.

0 409

.

Por Jorge Aceña

Sociales, astutos, fieros, protectores, jerárquicos y territoriales. Así son los lobos. Las equívocas y tergiversadas malas lenguas convirtieron a este animal mítico en una figura poco respetada, agresiva y peligrosa. También es uno de los animales más fascinantes de toda la fauna. Con la mirada puesta en el pasado, recordando los memorables episodios documentales de “El hombre y la tierra”, cuesta no emocionarse al rememorar las historias convertidas en hazañas de aquel humilde vividor naturalista y pasional amante de los animales: Félix Rodríguez de la Fuente. Concretamente, su relación con los lobos ha sido uno de los más bellos acontecimientos que han tenido lugar dentro de ese vínculo entre razas, de una índole  tan entregada a la causa que hizo de su trabajo un fuerte canto de amor a la vida. La más ferviente admiración y prestigio de todo un colectivo hacia la personalidad de Félix no hace más que agrandarse con el paso de los años gracias al recuerdo en imágenes de su cariño hacia lo que él más amaba.

29-DSC06630

Con “Entrelobos”, la también apasionante historia real de aquel niño que pasó su infancia con una manada de lobos motivado por el abandono de su padre y la posterior desaparición del pastor con el que vivía, la valentía de reflejar estos hechos en el cine se vio mermada por la incapacidad de conmover –entre otros factores– debido a la insustancialidad dramática. Estos sucesos registrados en la vida real poseen una carga tan intensa y vitalista que, desgraciadamente, al llevarlos al cine, la fuerza se diluye por los poros. Una vez más, la realidad supera a la ficción.

 De una vertiente simétrica y como repetición consternada del consumible y poco disfrutable producto de Gerardo Olivares, llega –tras la prescindible “Oro negro” – una nueva película del director Jean-Jaques Annaud: “El último lobo”. Sin deshacerse de la fórmula animalista con la que se ganó el aplauso de público y crítica gracias a “El Oso”, Annaud intenta volver a abrir carnes con una historia de amistad entre un joven y un lobo. Durante la revolución cultural china, Chen Zhen es enviado a vivir a la estepa mongola para educar a los pastores nómadas. Será allí cuando Zhen conocerá la verdadera magnificencia de la naturaleza, la cultura de la tierra y a los animales que la aguardan.

Swan Lake discovery

 “El último lobo” es, a priori, una emocionante mirada al culto armonioso de la vida rural y a la unión de los lazos de la vida animal y antropológica; Sin embargo, la farragosa mezcla de tinte documental y de superfluo componente humano, unido a la importancia de un mayor peso narrativo, hacen mella y desentonan un majestuoso trabajo fotográfico, sonoro y de espléndida puesta en escena. Al igual que ocurre en “El Oso”, la primorosa fachada no es más que un utilitario alargamiento de alarde enternecedor, es decir, que peca en la insistencia de priorizar más en la ternura presuntuosamente maniquea y manipulable que en el verdadero carácter enfático del propio argumento. De complexión repetitiva respecto a sus anteriores `animaladas´ (El Oso y Dos Hermanos) y predominantemente incierta, la película de Annaud pide a gritos un consistente grueso argumental, yaciendo estancada en un bonito e insuficiente colchón documentalista. Los grandes paisajes naturales, la vigorosa música de James Horner y un puñado de secuencias de acción bien resueltas son muestras de una película interesante y muy bien cuidada, sí, pero no queremos quedarnos únicamente en la superficie.

ESTRENO: 10 DE ABRIL

También podría gustarte Más del autor