Maps to the Stars | La popularidad: aliado de pocos y enemigo de muchos

0 637

.

Por Carlos Fernández

Hay directores que convierten el ambiente y la turbación en una misma cosa combinando imagen y sonido, haciendo cine en su máximo esplendor o, si se prefiere, utilizando muchos signos del lenguaje cinematográfico para retratar algunos de los aspectos más oscuros del ser humano. No debemos olvidar que una historia que contar está por encima de toda técnica cuando hablamos de cine, pero mejor aún si combinamos ambas cosas ¿no? Algunos ejemplos de este cine reciente son David Lynch, Lars Von Trier o Paul Thomas Anderson. David Cronemberg se ganó hace casi dos décadas con Crash, y hace menos tiempo con Spider o Promesas del este, un sitio de honor entre esta extraña tipología de directores que tienen un fiero pulso, una mano muy personal, y fuera de lo común a la hora de dirigir, y sobre todo mucha rabia.

Bailey's Quest-451.cr2

Maps to the stars funciona de una manera turbadora, oscura, cómica, elegante, satírica y puede que hasta tétrica según qué momentos. Es una película que, como se puede ver en los calificativos que he usado hace un momento, vive de su estética. Pero lo dicho, la suma de 1 y 1 hacen 2, creando una historia con una estructura malvada, sincera y alejada de cualquier convencionalismo o tópico sobre el Hollywood contemporáneo. El cine dentro del cine es algo muy de moda en los últimos años. Películas como Argo o The artist dan fe de ello aunque la película de Cronemberg bebe más de filmes como Mulholland Drive, El juego de Hollywood y El crepúsculo de los dioses.

Más allá del letrero de las letras de Hollywood en L.A, hay seres humanos centrados en la búsqueda de la popularidad a cualquier precio y es que como se decía en Pequeña Miss Sunshine: “La vida es un eterno concurso de belleza” .El prestigio, la fama y la alargada cuesta para alcanzarla serán los protagonistas, personificados, de esta terrible historia que bebe de tantas películas y que a la vez parece no copiarle, o “tomar prestado”, nada a ninguna. Siguiendo la estela más perturbadora de una de sus anteriores películas, Un método peligroso, Cronemberg compone la que para mí es su mejor película hasta la fecha. Una sincera y descarnada visión de la industria del cine pudiendo esta ser aplicada a cualquier industria cultural. Imagina una cara oscura de Birdman y obtendrás la maravillosa tragedia narrativa y satírica que es Maps to the stars, una de las mejores películas que he tenido la suerte de ver en pantalla y de esas en la que no puedes contar más de lo necesario al salir del cine o al escribir una reseña como es el caso.

También podría gustarte Más del autor