12ª Muestra Syfy (Día 3) | Plenilunio

2 790

La luna llena, uno de los símbolos por excelencia de lo fantástico y la plenitud, brillaba en el cielo el jueves en el que se inauguró la 12ª muestra Syfy. Conscientes los espectadores de ello, se estableció en un pacto invisible el consenso de celebrar cada aparición de la luna llena en cada película proyectada.

En la mañana del sábado tuvo lugar SyfyKids, donde lo más pequeños (y no tanto) pudieron disfrutar de la ya película de culto de Hayao Miyazaki Mi vecino Totoro. Por un momento me habría encantado ser de nuevo un niño que no ha visto nunca antes esta película y poder descubrir su magia por primera vez en la gran pantalla. Poco puedo contaros de esta película que seguramente no sepáis ya: Mi vecino Totoro es una cinta de grandísima belleza, que tiene esa capacidad para hipnotizar y sumergirte en un universo mágico del que después ya nunca eres capaz de salir; un película atemporal que deberían poner en las escuelas.

La sesión de tarde arrancó con la nominada en los Oscar a mejor película de animación Song of the sea. Con una muy cuidada animación y preciosa banda sonora, nos cuenta una historia que aborda temas complicados, como la muerte, a través de la mitología irlandesa y en particular los Selkies, focas capaces de adoptar la apariencia humana. Hermosa película que emociona y merece la pena descubrir.

Song_of_the_sea

Dicho lo cual, ¿quién dice que la sordidez no puede ser también bella? Esta idea puede resumir lo que pienso de la siguiente película de la jornada: Goodnight Mommy. Esta producción austríaca era una de las propuestas que más me llamaba la atención y en absoluto me ha decepcionado. Goodnight Mommy nos cuenta la historia de dos hermanos gemelos cuya madre vuelve a casa tras haberse realizado una operación estética por culpa de la cual tiene la cara completamente vendada. La situación se va desarrollando hacia un thriller psicológico por la identidad de la madre. Si bien hay quien citaba como una de las referencias la película de Haneke Funny Games, personalmente la fría crueldad infantil me remitió a la saga de Agota Kristof Claus y Lucas, cuyas similitudes van más allá de la coincidencia en el  nombre de uno de los protagonistas. La cinta va in crescendo y visualmente resulta impecable.

A Goodnight Mommy le siguió Spring. Un joven estadounidense viaja a Italia e inicia un romance con una mujer con un pasado sobrenatural. Esta historia de amor puede parecer a priori atractiva pero todo resulta muy poco creíble, predecible y bastante repetitivo. Sin mucho más que pueda decir sin hacer spoilers, Spring es una película mediocre y totalmente olvidable.

Y ya a las 22:00 era el turno de la película belga Cub, en la que un grupo de boy scouts de acampada vive una auténtica pesadilla en lo que en principio era solo una salida para buscar alguna aventura en la naturaleza. Hay un bosque plagado de trampas, sangre, maltrato infantil y violencia animal. Todos los elementos que se necesitan para hacer una película, vaya. Galardonada con la mejor dirección en el festival de Sitges (“estará bien dirigida” en palabras de Leticia Dolera), me parece una película que sabe generar correctamente tensión, pero que no se sale especialmente de lo que hemos visto ya antes miles de veces y que no ahonda especialmente en muchos aspectos, por lo que se me queda muy coja.

865x292xWelp-1940x656.jpg.pagespeed.ic.aRcR9SORnm

Por último, en la sesión de madrugada, se ofreció otro slasher: Crazy Bitches. No resulta difícil imaginarse por donde fueron los tiros con ese título. Se cerraba así el tercer día de muestra en una jornada en la que pudimos aullar a una luna llena animada sobre los cielos de Japón y de Irlanda. Una luna que igualmente se dejó ver sobre la sórdida noche austriaca y que iluminó un romance en Italia pero también múltiples asesinatos en una acampada en Bélgica. El plenilunio estaba ahí película tras película para recordarnos cuanto nos gusta el cine de género. Hoy domingo tristemente termina la muestra… ¡pero la luna siempre continuará ahí arriba!

También podría gustarte Más del autor