Tusk | El animal que habito.

0 572

.

Por Carlos Fernández

El terror tiene muchas caras y formas y algunas de ellas, insospechadas. Tusk, la última película del niño mimado del cine independiente estadounidense, Kevin Smith, es un claro ejemplo de este tipo de formas retorcidas e insospechadas. Para Smith, que dirige con el mismo pulso terrorífico de su anterior película, Red state, parece no haber nada más terrorífico que verse encerrado/secuestrado por un trastornado con una serie ilimitada de traumas y filosofías misántropas ¿Y para quien no? La historia no es solo eficaz y terrorífica, es terror absoluto según qué momentos y pocas nueces según que otros. Los diálogos, puramente Tarantinianos, son la base de un personaje, soberbio Michael Parks, que recurre a tácticas escalofriantes para satisfacer sus oscuros impulsos y a la vez, limpiar su alma. Creo que una de las principales cualidades de Tusk es introducirnos de lleno en la vida del agresor y en la de la víctima a través de un largo y retorcido dialogo de casi 20 minutos en el que el espectador siente la presión narrativa a través de una gran dirección de actores y una elegante puesta en escena.

TUSK

Kevin Smith, caracterizado por sus comedias sexuales absurdas tales como Persiguiendo a Amy, Clerks o ¿Hacemos una porno? Juega ahora a ser director de cine y a contarnos que él también tiene mucho que decir como cineasta y no solo como un cómico dibujante de cómics. Tusk, con sus más y sus menos, demuestra ser una película valiente, terrorífica y escalofriante de verdad con una estructura, no tan original pero si desconcertante, que hará al espectador agarrarse a la butaca en muchos de sus oscuros momentos. Una rareza que aspira a conseguir lo que intentó Almodóvar con La piel que habito, aterrorizar de verdad. Y es que Antonio Banderas sería devorado por el Michael Parks de Tusk sin ninguna duda. Las comparaciones son odiosas pero en este caso me hacen ver, clarísimamente, que el terror, más que cualquier otro género, no debe tener piedad ninguna de su público.

También podría gustarte Más del autor