Red Army | Deporte y política como órgano de fractura

0 560

.

Por Jorge Aceña

La ferviente pasión por el deporte es truncada en muchas ocasiones por la inquisidora marca de aquello que el propio deporte no debe ni quiere representar. Casi siempre, una jurisdicción de poderes desorbitados e inalcanzables somete a un colectivo a su programa, transformando su finalidad en un arma politizada y de deshumanización fulminante. Como bien refleja este documental, el deporte (claro ejemplo del de hoy en día) pasa por manos de un órgano político que se beneficia a toda costa del inocente enfrentamiento entre dos equipos para gestionarlo como un poderoso aparato de fuerzas extradeportivas con intención de oprimir y derribar, mediante la mezquindad, los valores del compañerismo, la sana competitividad y del respeto.

xxx_archstill_fetisov_book_127_detroit_redwings_copia_6222

Gabe Polsky examina la funesta correlación entre deporte y política desde la perspectiva de un equipo que maravilló al país y al mundo por completo, el denominado dream team ruso del hockey sobre hielo: Red army. El componente y factor satisfactorio que sirvió como ilustre vehículo rumbo hacia el arduo camino de la progresión tras la 2ª Guerra Mundial, pronto se tornó en un modelo de fanatismo y opresión, en una herramienta obsesiva de destrucción cuya malévola función era dominar el mundo. Viacheslav Fetisov, el que fue capitán del espléndido equipo ruso, desentraña en clave metafórica el ciclo de vida de este deporte, desde sus inicios  hasta llegar a convertirse en la esperanza de todo un pueblo por afianzarse como nación dominante.

El documental recuerda en cierta forma a “Hermanos y enemigos”, documental sobre el baloncesto realizado por Michael Tolajian, en el que Vlade Divac rememora su amistad con el fallecido Drazen Petrovic y como la guerra de los Balcanes destruyó su amistad y enemistó a un país que cosechó grandes éxitos deportivos.

xxx_archstill_fetisov_book_037_fetisov_cccp_locker_room_copia_6575

Si bien es cierto que el mejor equipo del mundo de hockey sobre hielo porta inconscientemente las huellas de un sistema que se aprovechó del talento y deportividad para llevar a cabo una fragmentación y usarlo expresamente  como títere político, el Red Army se nutre por la genialidad y la esplendorosa brillantez con la que los jugadores bailaban sobre la pista en perfecta armonía, coreografiados por el mimetismo entre el hockey y danza, el ballet y el ajedrez. Así es como nos lo describe Fetisov, que mediante la entrevista con Polsky evocó los años de camaradería y triunfo con sus hermanos de equipo, en especial de los que conformaban  el denominado grupo “Los cinco Rusos”.

ESTRENO: 13 DE FEBRERO

También podría gustarte Más del autor