Kingsman: Servicio Secreto | La explosiva elegancia de Matthew Vaughn.

1 492

.

Por Alberto Cano

Lo mío con Matthew Vaughn fue amor a primera vista. Desde que vi Stardust en una emisión televisiva me sentí completamente fascinado por los alocados mecanismos que utilizaba a la hora de narrar una historia, cosa que me fascinó aún más cuando pude ver ‘Kick-Ass‘, donde el excentrismo y la acción no conocían límites. Y no solo eso, con ‘X-Men: Primera Generación‘ Vaughn demostró que es capaz de enfrentarse a una historia en apariencia más seria, resucitando una franquicia que pedía a gritos un nuevo enfoca, dotarla con un dinamismo pocas veces visto en el cine de superhéroes. Con estos antecedentes, esperaba con mucha impaciencia ‘Kingsman: Servicio Secreto‘, y desde luego no ha decepcionado, resultando una película explosiva, una locura altamente disfrutable donde la diversión no falta en ningún momento.

KSS_JB_D27_02698 - Harry (Colin Firth), an elite member of a top-secret independent intelligence organization known as the Kingsman, prepares to teach some ruffians a lesson.

‘Kingsman: Servicio Secreto‘ se nos presenta como una explosiva mezcla entre el cine de espías, al más puro estilo James Bond, y cine más alocado de superhéroes, fiel a la esencia Kick-Ass; con una narración que se asemeja a la que ya vimos en X-Men: Primer Generación. Su argumento nos narra como ante la perdida de uno de sus mejores agentes, la agencia secreta de espías Kingsman decide buscar a un nuevo miembro para su equipo, es por ello que convoca a una serie de jóvenes aspirantes que deberán pasar una ardua tarea de entrenamienteo para ganarse el puesto, pero al mismo tiempo deberán hacer frente a la amenaza de un peculiar villano que suena con establecer el caos en el mundo entero. Argumento aparentemente normal, pero que con ese toque excéntrico que aporta Vaughn a la trama,  todo se convierte en un absoluto disfrute.

No hay ni un solo segundo para poder tomarse un respiro, Kingsman entra directa a la acción y desde el primer minuto de la película asistimos a todo un espectáculo lleno de adrenalina, acción, humor,  situaciones alocadas, y un sinfín de locuras que funcionan a la perfección gracias a una magistral dirección y puesta en escena. Si que es cierto que sobre la mitad de la trama aprecio algún que otro altibajo en su desarrollo, al igual que algún que otro elemento que no me termina de convencer, pero opino que todo esto queda eclipsado gracias al irrepetible y explosivo espectáculo que es capaz de ofrecer.

KSS_JB_D24_02466 - Harry (Colin Firth) and Eggsy (Taron Egerton) meet Richard Valentine (Samuel L. Jackson), a tech billionaire with devastating plans for the world.

‘Kingsman’ es una cinta muy gamberra , pero de igual manera rebosa elegancia a lo largo de todo su metraje. A ello contribuye esa electizante y elegante carisma que desprende el dúo formado por Colin Firth y Taron Egerton, que se ponen sus mejores galas para ofrecer unas interpretaciones mucho más que dignas. También es bastante destacable el resto del reparto, en especial Samuel L Jackson como el villano del film, que curiosamente desempeña un rol que funciona en contraposición de toda esa elegancia que desprenden los protagonistas, mostrando un ego de lo más gamberro que resulta deliciosamente divertido.

En determinado momento de Kingsman, el personaje de Samuel L Jackson le  pregunta al de Colin Firth: «¿Le gustan las películas de espías?, y este le responde: «hoy en día todas son demasiado serias para mi gusto«, una afirmación donde opino que quedan perfectamente reflejado todo aquello que caracteriza al cine de Matthew Vaughn, quién decide huir los esquemas clásicos que definen un determinado género (en este caso el de espías), dejar de lado la seriedad y ofrecer un explosivo espectáculo totalmente innovador y endiabladamente ocurrente. ‘Kingsman: Servicio Secreto’ es, en definitiva, una locura altamente disfrutable. Reúne toda la elegancia del cine de espías combinada con la acción al más puro estilo Kick-Ass, que da como resultado una película explosiva y extremadamente divertida.

También podría gustarte Más del autor