Fuerza Mayor | Lo natural vs Lo moral.

0 460

.

Por Carlos Fernández

Si el sueco Ingmar Bergman dirigiera una comedia hoy día, probablemente el resultado sería algo parecido a Turist. Esta película, ganadora de la mejor película y guión en el pasado festival de cine europeo de Sevilla (así como la nominación a mejor película en los premios del cine europeo 2014) abarca una multitud de temas que se complementan entre sí de forma harmoniosa e interesante aunque no emocionante ¿Eso es malo? No necesariamente. La película narra la historia de una familia burguesa que pasa las vacaciones en una estación de esquí plácidamente hasta que son enfrentados a un acontecimiento, que proviene de la naturaleza al igual que el problema que plantea: Salvar el pellejo ante una situación de peligro aunque ello implique abandonar a tus seres queridos a su suerte…

Turist, foto 4

Duro dilema moral ¿no es así? ¿Cuántos de nosotros podríamos decir que nuestro instinto de supervivencia no nos jugaría una mala pasada frente a nuestros valores? El miedo que ciega los sentidos ante el peligro y que no se preocupa de nada más que de salvarse a uno mismo. En este caso, una avalancha de nieve pequeña y que no causa daños será el detonante del derrumbamiento de un matrimonio y de la postal de familia feliz. Los valores patriarcales, presentes en la película, se derrumban convirtiendo a un padre de familia ejemplar en un patético paria familiar y que hará reflexionar al espectador sobre temas como la familia, el honor, la dignidad y la prioridad…aunque ello vaya en contra del propio instinto de supervivencia.

Las suposiciones de género y los estereotipos familiares reciben una patada en el estomago en Turist, película cuya lucha reside entre el bien moral y el bien natural. Las montañas de nieve, su color blanco, la aparición del verano (ojo a la estación del año en que se desarrolla la película) de Vivaldi al finalizar cada uno de los 7 días semanales que van propiciando el fin de un matrimonio hacía su enigmático final, demuestra el increíble talento de su director Ruben Östlund para ambientar una situación o un desgarro. Turist demuestra que la vida cambia de un día para otro o en 10 segundos o en una semana y la película afronta el cambio de una manera sutil e inteligente con unas interpretaciones sobresalientes y un guión, cosa rara, muy original.

También podría gustarte Más del autor