Entrevistamos a Kadir Balci y Jean-Claude Van Rijckeghem, director y guionista de ‘Marry Me’.

0 322

Durante la pasada Seminci, tuve la oportunidad de realizar una entrevista a los belgas Kadir Balci (director) y Jean-Claude van Rijckeghem (guionista), que presentaron a concurso su último trabajo, ¨Marry me¨, en la sección Punto de encuentro.

-¿Cómo surgió la idea para la película?

Jean-Claude: Kadir y yo nos encontramos en la presentación de un corto, entonces me invitó a ir de viaje a Genth. Cuando fui le dejé caer la idea de hacer una historia sobre una novia turca y un novio flamenco en ese mismo lugar (la película ha sido rodada dentro y en los alrededores de la ciudad belga de Ghent, donde reside una gran comunidad turca). A Kadir le gustó la idea y entrevistamos a cinco parejas en las que la mujer fuera turca y el hombre flamenco. Escuchamos sus historias, eran muy diferentes, unas muy trágicas, otras muy divertidas, y entonces fue cuando nos dimos cuenta de que sí que era posible hacer una película sobre ésto.

-¿No os planteasteis en ningún momento otro final para la película?

Kadir: Creo que termina como tiene que hacerlo, en cierto modo dejamos todo abierto ya que no sabemos si serán felices o no, solo hay una cosa segura y es que ellos han elegido seguir juntos hacia un nuevo horizonte.

Jean-Claude: Hicimos la elección cuando empezamos a escribir la historia juntos, nos preguntamos ¨¿terminamos bien o no?¨ y si algo tenían en común las historias que escuchamos era la esperanza, además no queríamos hacer una película oscura, queríamos mostrar que a pesar de que sea difícil ellos intentarán superar la incompatibilidad de sus familias.

Kadir: En esto también están las voces de los autores, Jean-Claude y yo somos personas muy optimistas, no nos hubiera gustado terminar mal la película.

-¿Quién ha aprendido más al final de la película, la familia o los protagonistas?

Kadir: Creo que ambos, todos están recorriendo su camino, para Sibel y Jurgen es en cierto modo más fácil porque ellos al final tienen lo que quieren, que es casarse, pero por ejemplo para Kemal es mucho más difícil. La fiesta es como una gran escuela a la que todos asisten esa noche y salen habiendo aprendido algo.

Jean-Claude: En mi opinión Kemal es el que más camino tiene. Todos los personajes aprenden algo sobre sí mismos, Sibel y Jurgen aprenden además algo del otro. Hasta el final no se casan realmente y creo que es cuando termina la película, su amor es más profundo que al principio.

-Buena parte de la película se desarrolla en un espacio cerrado (la fiesta) ¿no llega a ser un poco claustrofóbico tener que estar allí todo el tiempo con tanta gente?

Kadir: Es una forma de representar cómo se sienten los personajes. Kemal parece que siempre se ha sentido así, cerrado en sí mismo sin poder levantarse por su propio pie. Las dos familias también, la intención era crear ese sentimiento. Además este agobio es el que lleva a Sibel y Jurgen a elegirse  el uno al otro con más convencimiento que el que tenían al principio, dicen a sus familias ¨mirad, sois mi familia, os quiero, pero no os metáis en mi vida¨.

Jean-Claude: Nadie puede escaparse de la boda, de esta escuela, y están obligados a sobrellevar sus problemas en la noche, sin poder huir.

-Quiero que me contéis alguna anécdota graciosa sobre la filmación de la película.

Kadir: Lo que a mi me encanta es el baile de la boda. Fue realmente una parte muy difícil del rodaje. Los coreógrafos se desesperaban con los dos protagonistas porque estaban discutiendo todo el rato, él no dejaba de pisarle los pies a ella, y ella estaba empeñada en liderar la pareja, así es cómo queremos mostrarlo también en la película, eran la pareja perfecta.

Jean-Claude: Sí, estaban discutiendo todo el rato.

Kadir: Eso está reflejado sobretodo en el baile, no es solo un baile, puedes ver sus vidas, cómo se conocieron, si tienen buen sexo, todos sus problemas y muchas cosas más. Me encanta esa parte.

-He leído que la actriz, Sirin Zahed, no era actriz ¿Cómo fue eso?

Kadir: Exacto, ella me ha hecho este corte de pelo, es peluquera. En Ghent hay una gran población de inmigrantes turcos, casi ninguno esta metido en el mundo del arte, en el cine, la pintura, en fotografía, por eso era difícil encontrar una actriz para la película. No queríamos una actriz belga que pareciera turca para ese papel, queríamos a alguien que viviera y respirara esta cultura. Me la presentó mi hermano, que es uno de los otros actores, me dijo ¨voy a presentarte a una chica realmente interesante¨, la conocí, pero esto fue cuatro años antes de querer hacer la película, ella me dijo ¨soy peluquera¨ y yo le dije ¨¿en serio?¨ porque no dejaba de hablar sobre las cosas que le encantaría hacer, decía que le encantaría pintar, conducir, hacer de todo, me pareció muy interesante y cuando empecé a buscar actores le dije ¨me encantaría que vinieras a hacer la prueba¨, ella vino, vino y se fue, decía que eso no era para ella, intentamos convencerla pero no había manera, vimos a otras posibles actrices pero es que ella era la más natural y entonces ya desesperado le dije que es que era ella a la que quería para el papel y ya entonces me dijo ¨eres realmente molesto, no sé cómo puede haber algo en mi que sea tan importante para ti, lo haré¨ y lo hizo muy bien.

Jean-Claude: Ella es muy sensible, por ejemplo en la crisis que tienen en la película, cuando le tira el anillo de boda, para ella fue tan real que empezó a llorar y no podía parar así que tuvimos que interrumpir el rodaje durante una hora y media antes de grabar la siguiente toma.

-Ahora quiero que me habléis sobre algún problema que hayáis tenido durante el rodaje.

Jean-Claude: Hay que tener en cuenta es que muchos de los actores no eran profesionales, fueron seleccionados para la película, estuvieron seis o siete meses en talleres de interpretación que hizo Kadir, solo después de eso empezaron a ensayar y se hacían con sus rolles muy despacio.

Kadir: No estaban acostumbrados a lo que es un rodaje, por eso muchas veces teníamos que llevarlos de la mano. Por ejemplo, el padre de la novia es un hombre fantástico pero siempre estaba perdido, una vez estuvimos con todo el equipo buscándolo más de una hora porque lo necesitábamos para una toma y estaba desaparecido, quizá al principio no nos dimos cuenta de que no estaban acostumbrados a todo esto, pero al final hemos sacado muy buenas experiencias.

Jean-Claude: Grabamos todo en veinticuatro días, la parte más difícil fue todo lo referido con los actores porque tenían que estar moviéndose todo el rato de un lado para otro, teníamos que estar muy concentrados, tenían que ir a los vestuarios, volver, sobretodo el lío fue en la fiesta de la boda, había algunos que iban y no volvían, y claro, los necesitábamos a todos, si te das cuenta, la gente de la boda es siempre la misma, puedes reconocer sus caras en todo momento.

-¿Cómo es la relación con el compositor, Moritz Schmittat?

Kadir: Es como el matrimonio. Al principio no quería que Moritz hiciera la música porque la escuche y no me gustaba, pensé ¨esto no va a funcionar con este tipo de película¨, aún así el productor insistió en que nos encontráramos y yo fui con poco interés con la intención de hacerle unas pocas preguntas a ver cómo reaccionaba. Pero cada vez que decía yo algo, él tenía ideas mejores que las mías, entonces le dije ¨vale, eres un tío increíble, pero es que tu música no me gusta¨ y el me dijo que había trabajado más veces en proyectos parecidos al mío y después de hablar un poco más, pensé que podría ser posible que hiciera la música para la película. Hablamos mucho sobre la trama y parecía que sí que lo había entendido, puso mucho empeño en ello. Por ejemplo una vez me presentó una de las canciones y no me gustó así que me compuso otras ocho opciones y después de escucharlas todas le dije que íbamos a usar la primera.

Jean-Claude: Me gustaría añadir que la película además de ser una comedia-drama, es también un musical, porque hay mucha música y mucho baile, también hay muchos tipos de música, el contraste entre unas y otras se ve muy bien por ejemplo cuando Kemal y su hermano están en la furgoneta. Además creo que da el ritmo y la acción que necesita la película.

Kadir: Al final del día, todo ha estado conectado por la música, es como si fuera un pegamento.

-¿Hasta que punto los festivales son importantes para películas como la vuestra?

Kadir: Presentar la película fuera de Bélgica es una experiencia realmente interesante ya que en nuestro país todos pensamos que puede funcionar porque habla de cosas nuestras, pero fuera no lo sabemos.

Jean-Claude: No sabemos cómo la gente que no está familiarizada con nuestra cultura va a reaccionar ante la película, que la gente belga y turca se case en España no ocurre, por eso es interesante ver si la película en ese aspecto es internacional o no, es como si fuera un examen.

-¿Qué consejo daríais a un nuevo director?

Kadir: Creo que una de las cosas más importantes es haber visto mucho cine antes y tener muchas referencias. Otra cosa muy importante es que no hay que pensar en las escenas, localizaciones y demás si no que hay que pensar en cómo son los personajes, porque son personas con sus respectivas historias, una vez que tenemos eso, la historia acaba saliendo sola.

Jean-Claude: Yo diría como guionista que es mejor escribir primero la historia y después los diálogos.

-¿Qué opináis sobre el gran peso de Internet en el mundo del cine?

Kadir: Creo que es un proceso inevitable, ni bueno ni malo, la cosa es que tienes que adaptar tu sistema al de los nuevos tiempos, proyectar las películas en salas de cine sigue siendo importante, pero mucha menos gente va al cine, ahora ya no funciona tan bien como antes. No sé qué habrá que cambiar, pero sí sé que hay que modificar de alguna forma el sistema.

Jean-Claude: También uno de los problemas es que el cine es caro. Creo que la gente debería ir al cine mucho más de lo que se va, porque el cine es una experiencia, un escape igual que el resto de las artes, pero sí que es caro. Tampoco puede ser gratis porque hay que ganar dinero con ello, quizá si pusieran las entradas más baratas iría mucha más gente.

-¿Qué opináis sobre el ¨boom¨ en las series de TV?

Kadir: Ahora se dice que la televisión ha dejado de ser la hermana pequeña del cine, las cosas buenas que mientras que en el cine tú te sientas y cuando termina la película se termina la historia, en las series la historia dura más, para nosotros significa que puedes desarrollar mucho más el personaje, lo cual es muy interesante.

-¿Algún nuevo proyecto en mente?

Kadir: Estamos trabajando en una nueva serie de televisión en Bélgica.

Jean-Claude: Tiene nombre español, se llama ¨Amigos¨, pero en Bélgica tiene un significado no muy bueno, porque cuando estuvieron en guerra con España, los soldados españoles les decían ¨Ven aquí, amigo, te enseñaré algo¨ y luego te metían en prisión, hoy en día hay sitios en los que a la cárcel la llaman ¨amigo¨.

También podría gustarte Más del autor