Vivir es fácil con los ojos cerrados | En busca de John Lennon

0 564

Por Manuel Lorenzo

El pasado 31 de octubre de 2013 se estrenó en la gran pantalla Vivir es fácil con los ojos cerrados de la mano del director y guionista David Trueba.

El cineasta madrileño, ya ducho en la materia, como cerciora su participación en los films Los peores años de nuestra vida (1994), La niña de tus ojos (1998), así como en la dirección de La buena vida (1996); nos presenta una nueva obra teñida de su habitual humor e ironía, que, sin embargo, nunca olvida el amargo color del drama presente en la sociedad.

Esta película ambientada en la España de los años 60, se centra principalmente en la figura de Antonio, un profesor de inglés entusiasta fan de John Lennon, extrañamente solitario, pero con un gran corazón que repartir entre quienes se va topando en su camino. Este personaje está magistralmente interpretado por Javier Cámara. Cierto es que esta clase de actuación, una mezcla entre buen hombre y pardillo completo, se le da de lujo al actor, como corrobora su trayectoria cinematográfica. Sirviendo a modo de ejemplo Que se mueran los feos (2010) o la serie de t!elevisión Siete vidas.

El resto del reparto lo completan Natalia de Molina, que interpreta a Belén, una joven que decide escapar de la casa en la que se encontraba recluida a causa de su ilegítimo embarazo; lugar que estaba regentado por una aborrecible y autoritaria mujer. Y, también, Francesc Colomer, conocido por su intervención en Pa Negre (2010) y por la cual obtuvo el Premio Goya al mejor actor revelación. En esta ocasión se introduce en la piel de Juanjo, un adolescente que ante la opresión bajo la que se encontraba sometido en su hogar, acaba por fugarse en una pueril muestra de rebeldía ante su padre.

imagen subir

Todo el guión, gira entorno al viaje que Antonio hace con destino a Almería. El fin del mismo es conocer a John Lennon, quien se encuentra en la localidad andaluza fruto de una crisis existencial que lo lleva servir como actor en una película antibelicista. A pesar de las adversidades que se irán encontrando en su camino, ninguno de ellos desistirá en su ferviente cometido.

Su título, Vivir es fácil con los ojos cerrados, refleja en gran medida lo que posteriormente vamos a observar en la pantalla: tres personajes en situaciones personales complicadas de las cuales prefieren escapar en vez de enfrentarse a ellas. Inmersos en esta tesitura, deciden emplear sus fuerzas en cumplir el sueño de Antonio, reunirse con John Lennon.

Vivir-es-facil

Conforme van pasando los minutos, se descubre lo sencillo que resulta evadirse de la realidad mediante la realización de objetivos tan peculiares como insustanciales; todo ello, aderezado de un p!aisaje de ensueño y la melodía de Strawberry Fields Forever.

Sin duda, si algo se puede destacar de este largometraje es su carácter entrañable y su clara invitación al optimismo. Cien por cien recomendable si se quiere pasar un buen rato acompañado de una grata sonrisa en los labios. Por desgracia, no deja de ser una película absolutamente
intrascendental, que no regala otra cosa a la imaginación que lo explícitamente presentado en los 108 minutos que tarda en pasar por nuestros ojos la cinta de David Trueba.

También podría gustarte Más del autor