BSO de Juego de Tronos | Épica e increíble, mas no perfecta.

0 476

Por JK3

Fantasía, aventuras, ciencia ficción, histórico… No es de extrañar que una obra audiovisual de estos géneros posea una increíble banda sonora, con partes épicas mientras nuestro protagonista corre escapando del peligro y otras más calmadas donde unas poéticas imágenes se despliegan ante nosotros. Claramente existen obras, como la excelente Amélie, que saben crear buena música, quedando claro que los ingredientes de “fantasía” o “aventuras”, entre otros, no son realmente necesarios para escribir una excelente banda sonora. Sin embargo, Juego de Tronos, al ser una obra de fantasía con multitud de personajes que sufren gran cantidad de situaciones diversas, dramáticas, emocionantes, épicas y calmadas, entre otras, tiene grandes oportunidades para crear excepcionales obras musicales, oportunidades que en ocasiones aprovecha pero que, en otras, deja pasar deliberadamente.

El tema de inicio tan característico y que todo fan de la serie suele reconocer prácticamente al instante de ser escuchado es, sin lugar a dudas, una de sus mejor obras. Un inicio épico pero a la vez cercano, con una sencilla melodía que seguir al tiempo que la percusión se hace notar con fuerza, son dos de las claves del éxito cosechado. A esto hemos de añadirle el hecho de que el opening, al ser escuchado en cada inicio, es comprensible que por repetición se nos quede más grabado en nuestra cabeza que otras obras musicales que apenas se hacen notar. ¿Quién no se emociona cuando, al final del primer capítulo de la cuarta temporada, suenan las notas de dicho tema? Multitud de obras de la banda sonora incorporan este tema, y no es para menos, pues es fácilmente reconocible y causa gran impresión.

Otra obra característica que también ha tenido gran repercusión es “The Rains of Castamere”. La canción es considerada por muchos como un himno de la Casa Lannister, pues trata sobre la victoria de Tywin Lannister sobre la Casa Reyne de Castamere. La melodía ha llegado a ser uno de los principales leitmotif de los Lannister, pudiéndose escuchar en multitud de obras distintas. Gran cantidad de covers se pueden encontrar a lo largo y ancho de la red, así como comentarios de un capítulo haciendo referencia a la aparición de dicha obra. Sí, estoy hablando de cuando empieza a sonar “The Rains of Castamere” en la tan temida como amada Boda Roja, por poner un ejemplo.

Estas dos obras musicales han conseguido causar gran impacto entre sus fans, siendo catalogadas como grandes obras maestras. Ahora bien, prácticamente no destaca ninguna otra canción u obra musical con tanta insistencia y pasión para aquellos que no son grandes fans de la serie. No es de extrañar que muchos telespectadores cotidianos no sepan enumerar o tan siquiera tararear otras obras que no sean las dos ya mencionadas, y es que esto parece ser más propio de los fans que se molestan en prestar atención a la banda sonora.

“The Bear and the Maiden Fair” es una obra musical que sale a relucir también en diferentes momentos de la serie, los cuales no desvelaré por temor a Spoilers. Si les pregunto por el ending del tercer capítulo de la tercera temporada, seguramente muchos no consigáis acordaros del mismo. Sin embargo, si os digo que tenía una batería, unas guitarras y era cantado, produciendo un gran contraste con el capítulo que acababa de suceder, seguramente muchos sepáis de cuál estoy hablando. Sí, se trata de “The Bear and the Maiden Fear”, interpretada por The Hold Steady.

Una hermosa melodía suele ser parte del leitmotif de Invernalia y Robb Stark. Esta melodía puede ser escuchada en “Goodbye Brother”, “King in the North”, “Winter is Coming”, entre otras. Sí, es probable que al escucharlas os suenen, mas el principal problema es que estas obras no suelen destacar, pues apenas suelen ser presentadas con cierta continuidad en comparación con otras más “famosas”, quedando relegadas a un segundo plano, degustándolas y complaciéndonos con ellas principalmente los que solemos prestar mayor atención a dicha banda sonora. Yo, si no llego a escuchar atentamente uno de los créditos finales y el CD que hace tiempo me compré, puede que hubiera tardado más en reparar en ellas, o puede que ni eso tan siquiera.


“What Is Dead May Never Die” es el título de, a mi parecer, una de las obras musicales más expresivas y emotivas de toda la serie. El tema de esta obra está relacionado con Theon Greyjoy, y se puede volver a escuchar con un toque más “oscuro” en “Pay The Iron Price”.

Daenerys Targaryen también tiene una serie de motivos característicos. Un ejemplo puede ser encontrado en la obra “Mysha”, donde también puede escucharse el motivo principal de la serie.

En general, la banda sonora posee multitud de melodías características, así como épicas partes repletas de una violenta y fuerte percusión que encaja con el ambiente fantástico-medieval en el que se desarrolla. Violoncellos, voces profundas, coros, orquesta… Parecen ser los ingredientes perfectos para estar ante una de las mejores soundtracks, una banda sonora capaz de ponernos emotivos y nerviosos, capaz de jugar con nuestras emociones y sentimientos como si no fuéramos más que muñecos de trapo zarandeados por los caprichosos emocionales del compositor. Sin embargo, el uso de la percusión llega a ser ligeramente excesivo, pues abusa de la misma y resta importancia a la melodía, a excepción de en el tema de inicio y en The Rains of Castamere, por ejemplo, pues el resto de temas parecen estar escondidos, de forma que únicamente son encontrados por aquellos que desean hacerlo, no sacando todo el poder y emotividad de la que podría llegar a ser capaz. Otro de los problemas es el poco uso expresivo claramente visible que se hace de la misma más allá de las veces que usan el tema de inicio y The Rains of Castamere. Sí, esa expresividad es mostrada en la música en multitud de ocasiones, mas parece estar, de nuevo, escondida, siendo apreciada por unos pocos que desean prestar atención a todos aquellos detalles que hacen de esta serie una de las más grandes obras audiovisuales de nuestros tiempos.

En resumen; gran banda sonora, con multitud de increíbles melodías y variedades, así como trabajados temas musicales pero que, sin embargo, son prácticamente devorados por culpa del abusivo uso de la percusión exagerada que, a excepción del tema principal donde encuentra el equilibrio perfecto entre melodía y percusión, y pocas obras más, parece tomar las riendas, con el consiguiente deterioro de la expresividad melódica total, así como la poca importancia que se dan a ciertos temas que podrían haber destacado con mayor intensidad.

También podría gustarte Más del autor