Torrente 5: Operación Eurovegas | El antihéroe español está de vuelta.

0 448

Por Jorge Aceña

Si bien contábamos con la resignación de asistir a una nueva entrega acrítica y perecedera del personaje más famoso y taquillero del cine español, esta vez podemos estar satisfechos con el resultado. Son cinco las películas que Santiago Segura ha realizado dando vida al casposo y detestable policía, un personaje que supo encajar de maravilla con el público y que ha hecho rebosar las salas allá donde se proyectaba, con una recaudación muy superior a la de las películas con las que compartía cartel.

Es cierto que con el tiempo, estas películas se han convertido en un festival de caras conocidas, situaciones disparatadas, afán por el cameo y desecho total del sentido narrativo. Estas elecciones a la hora de construir la película siempre han estado presentes desde la primera película, pero fue a partir de la tercera parte donde se llegó a un punto de enloquecimiento por la risa fácil y la aparición amiguetil repentina lo que provocó sensaciones irritables de un público entregado a su personaje fetiche, hasta el torrentiano más acérrimo.

En esta nueva entrega y en relación con el final de la anterior, Jose Luis Torrente sale de la cárcel en 2018. De paseo por varios puntos de la ciudad madrileña, el ex policía ve como la España que había dejado atrás se convierte en un paupérrimo, mísero y esperpéntico país, ahogado por la corrupción política etc. Será aquí cuando Torrente decida convertirse en un fuera de la ley y atracar junto a un grupo de personajes de lo más variopinto el gran casino de Eurovegas.

“Torrente 5: Operación Eurovegas” es otra exhibición de humor escatológico, pedestre y grosero, sí, pero aun así mejor que las dos anteriores y vuelve al resultado que daban las dos primeras entregas. Es canallesca, soez y desvergonzada, pero a la vez con un punto de vista crítico e irónico que no tienen las otras, pese a que en realidad no ofrezca nada nuevo. La narración se sobrepone al cameo, el ritmo, al humor fácil. Segura construye una historia de robos a lo “Oceans Eleven” en un chabacana reunión a la española de tipos sin luces que quieren ser millonarios. ¿Y quién no?

En este método por resolver la aparición fugaz de famosetes, cada miembro del grupo tiene su protagonismo y en mi caso agradezco poder ver a Florentino Fernández o Cañita Brava con más minutos de lo estipulado en anteriores partes. Otro de los problemas bien resueltos es el del fiel escudero. Rafi y Cuco dejaron huella en las dos primeras películas; Josito y Rin-rin: aborrecibles. Aquí, vuelve aquel personaje que vimos en Marbella, esta vez interpretado correctamente por Julián López, con el aliciente de ver a Jesulín sin la necesidad de que un no-actor (como pasó con Paquirrín) acapare todo el puesto. Y Alec Baldwin, como plato fuerte, le da cierta seriedad y mayor envergadura a la película más ambiciosa de la saga.

La nueva aventura torrentiana es más de lo mismo, pero mejor. Humor soez, situaciones inverosímiles y patanes con sus boberías de siempre; Sin embargo, contamos con una “Oceans Eleven” a la española, nada que ver con la vacuidad de la tercera parte ni la anti trama en crisis de la anterior.

ESTRENO: 3 DE OCTUBRE

También podría gustarte Más del autor