Magical Girl | Amor. Instinto. Razón.

0 616

Magical-Girl-Poster

Por Jorge Aceña

Tremendo impacto por ver algo diferente. Éxtasis y desconcierto al contemplar una obra única. Alegría eterna por el descubrimiento de “Magical Girl”. Y es que no solo estamos ante la película española del año, sino también de los últimos tiempos.

“Magical Girl” es la prueba de que un nuevo tipo de cine es posible, un cine hecho con pasión, riesgo y mucho talento.

Aunque para descubrimiento el de su director, Carlos Vermut, al que muchos comparan con Tarantino, Michael Haneke etc. Como sabréis, las comparaciones son odiosas y por ello hay que dar la bienvenida a un nuevo cineasta con un universo propio, un creador fascinante y con verdadero talento, capaz de plasmar en la pantalla un mundo insólito, turbador, fascinante, extraño y enfermizo. Vermut, con sólo dos películas, ha conseguido dejar claro sus ideas y plantar las bases de un nuevo tipo de cine personal e independiente.

Los adjetivos a “Magical Girl” parece que a veces se quedan cortos. Insólita, perversa, emocionante, diferente, extraña, magistral, absorbente, única, asfixiante, fascinante, ejemplar, reveladora. Un film neo-noir que experimenta con las sensaciones que producen las obsesiones y la determinación del ser humano y conecta con la extrañeza de las relaciones humanas de un modo solvente, envuelto todo ello en un completo halo de  inquietante misterio.

Vermut nos plantea una historia en la que los personajes se mueven sin saber muy bien hacia donde van, promovidos por miedos e inseguridades. La película es un complejo sendero dominado por el amor, el instinto y la razón. Un puzzle multicapa que invita al espectador a pensar y poco a poco encajar sus piezas.

Luis es un profesor en paro con una hija enferma de leucemia. El deseo de su hija Alicia es poseer el vestido de una serie de anime japonesa. Al no poder costear el vestido, Luis se verá obligado a entrar en un laberinto de chantajes donde conocerá a Bárbara, una joven con desórdenes mentales, y a Damián, un antiguo profesor que quiere escapar de su pasado. Los tres personajes se verán envueltos en una serie de episodios guiados por la confrontación entre los instintos y la razón.

El simbolismo que esta cinta detenta está siempre relacionado con el espectador. Una de las grandes cualidades de Vermut es que intenta mantener siempre al público en una primera línea, que sea participe de la historia y maneje las piezas que la película presenta hasta completar el laborioso puzle (La secuencia de José Sacristán con el puzle refleja exactamente esa relación).

“Magical Girl” es la consecución perfectamente definida de diálogos y personajes que se mueven en la perversidad de un surrealismo atmosférico y situaciones que promulgan un exasperado desequilibro. La profundidad de cada personaje es incompleta en su inicio, pero a medida que avanza la película, los medios y elecciones que cada uno de los espectadores baraja llevan a completar el rompecabezas. Reconocimiento especial para Bárbara Lennie y José Sacristán, que están verdaderamente fantásticos. Han sabido soterrar su personalidad para entrar de lleno en el oscuro mundo de Bárbara y Damián. Es un placer escuchar la voz de Sacristán, pero sobre todo, verle dar vida a ese pobre diablo, como el mismo  califica a su personaje.

Referencias al cine antagónico de Luis Buñuel, al penetrante psicológico de David Lynch, al violento y cotidiano de Haneke…Pese a todo, la película respira aires de autenticidad. Repito, Vermut es un insólito cineasta con un universo propio y una mirada al mundo tan turbadora como interesante y opuesta a cualquier otra. Ha sido muy gratificante asistir al descubrimiento de un artista como es este director.

Lo dicho, “Magical Girl” es una experiencia totalmente diferente a cualquier otra. Una obra maestra como pocas. Un proyecto que perdurará por siempre como una muestra arriesgada de cine sutil e inusual.

ESTRENO: 17 DE OCTUBRE

También podría gustarte Más del autor